Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Estructuras de cobre espumado

La producción de espumas metálicas es una industria muy versátil, que ofrece una amplia gama de soluciones de nuevas tecnologías para un buen número de necesidades. Desde equipos electrónicos a trenes, pilas e incluso energía solar, las espumas metálicas ofrecen la posibilidad de desarrollar soluciones innovadoras para las preocupaciones industriales más habituales.
Estructuras de cobre espumado
Las espumas de cobre, por ejemplo, se caracterizan por tener una estructura celular muy porosa. Por eso sus propiedades son muy atractivas para aplicaciones industriales tales como intercambiadores térmicos y absorbentes de energía. Son dúctiles, conductoras, con gran capacidad para soldar y un enorme potencial en las tecnologías de polímeros.

Además de esto, su fabricación está rodeada de retos, algunos de los cuales limitan su explotación. Sus gastos de producción son altos, muchas de sus propiedades siguen sin ser caracterizadas, y sus procesos de producción continúan, en su mayor parte, en fase experimental y de desarrollo.

En este contexto, la nueva tecnología de producción de espuma de cobre presentada por una empresa de Luxemburgo resulta muy interesante. A pesar de que la mayor parte de la producción de espumas metálicas se da en el campo de las espumas de aluminio, este avance ofrece a la industria un valor alternativo a la explotación para aquellos que necesitan otras espumas de metal.

El verdadero avance consiste en un proceso de fabricación que produce espumas de cobre de gran calidad, ideales para usar en áreas tales como la conductividad térmica y eléctrica, cierres EMI, intercambiadores térmicos, pilas y aplicaciones de tratamiento de aguas.

Este proceso de fabricación de bajo coste consiste en la producción de espuma mediante una ‘metalización’ directa de espuma de poliuretano de muy poca densidad. Se utiliza la tecnología existente, por lo que no es necesario desembolsar mucho capital en máquinas nuevas. Posteriormente se pasa a la galvanoplastia, que aumenta el grosor del metal. Los innovadores tratamientos térmicos, a su vez, eliminan la espuma de poliuretano y recristalizan el recubrimiento metálico.

Con estos procesos se obtienen espumas de cobre con una porosidad ajustable para usos específicos, un producto de alta calidad y apropiado para las uniones adhesivas. Se ha comprobado que la tecnología es buena; de hecho recibió un primer premio en una convención sobre Innovación celebrada en Luxemburgo.

La verdadera innovación está en el proceso de producción, en lo que se refiere a la configuración del ánodo en la galvanoplastia y el proceso de tratamiento térmico. Se trata de un proceso de fabricación continua y el diseño del horno de calentamiento es tal que elimina cualquier posibilidad de que la espuma metálica sufra algún daño físico durante su transporte.

En la actualidad, esta tecnología patentada tiene un prototipo y los desarrolladores buscan socios interesados entre los fabricantes electrónicos, las plantas de tratamiento de aguas y los intercambiadores térmicos para integrar la espuma en su diseño de producción.
Número de registro: 81749 / Última actualización el: 2005-09-18
Dominio: Tecnologías industriales
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba