Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Nanofibras de seda

La seda, uno de los tejidos textiles más antiguos, es en realidad una fibra animal que teje el gusano de seda mientras construye su capullo. La existencia de nanofibras de seda introduce un nuevo conjunto de posibles usos que antes no eran posibles.
Nanofibras de seda
El principal componente de la seda es la fibroína proteica. La seda que más exhaustivamente se ha caracterizado es la del gusano de seda domesticado, Bombyx mori, el nombre científico del gusano de seda de la mora. La fibroína de la seda del Bombyx mori tiene unas propiedades mecánicas excepcionales y se ha usado como material de sutura biomédico durante mucho tiempo. Este importante material puede regenerarse en formas muy útiles, como líquido, fibra, polvo, membrana, gel o matriz porosa.

La matriz porosa y la película de fibroína de la seda se han usado como pasarelas, en aplicaciones de ingeniería de tejidos, para la fabricación de tejidos de sustitución, debido a sus propiedades de biocompatibilidad. La seda en polvo se ha usado mucho en cosméticos, en materiales de mejora de superficies, en alimentos saludables y en materiales industriales. No obstante, el desarrollo del polvo de fibroína de la seda se ve limitado porque actualmente no es posible hacer partículas de fibroina de menos de 1mm de diámetro. Además, la seda en polvo probablemente no sea recomendable para fines biomédicos debido a la superficie áspera y granosa de la fibra, que puede causar daños abrasivos al tejido.

Estos problemas se resuelven técnicamente mejorando el procesamiento de la fibra. Recientemente se diseñó un nuevo método de procesamiento que produce nanopartículas globulares de seda de un diámetro de 35-125nm. Los finos glóbulos cristalinos de proteína sedosa se producen directamente a partir de la seda líquida regenerada, empleando solventes miscibles con agua.

Las nanopartículas están compuestas por dieciocho clases de aminoácidos y presentan una gran resistencia a la radiación UV. Las nanopartículas globulares se pueden bioconjugar con fármacos, enzimas o polipéptidos, usando métodos físicos o químicos, y se pueden usar en los sistemas de administración de fármacos. Las nanopartículas de seda se pueden producir de forma comercial para ser utilizadas en biomateriales médicos, cosméticos, productos anti-UV para el cuidado de la piel, materiales de recubrimiento, etc.

Información relacionada

Número de registro: 82308 / Última actualización el: 2006-01-09
Dominio: Tecnologías industriales