Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Una nueva pira para el reciclaje de PET

Se ha desarrollado un nuevo método para extraer carbono activo de los residuos plásticos, que brinda a la industria unas ventajas importantes.
Una nueva pira para el reciclaje de PET
Los residuos de PET (polietileno tereftalato) representan un amplio porcentaje de la generación de residuos. Muchos productos de consumo, como los recipientes de alimentos y bebidas, se fabrican en parte o en su totalidad a partir de este plástico.

Afortunadamente, el PET es completamente reciclable y sus cadenas poliméricas se pueden recuperar para otro uso. En este sentido su impacto medioambiental y económico podría ser enorme, y se han llevado a cabo investigaciones y desarrollos exhaustivos para mejorar las tecnologías de reciclaje.

Uno de ellas, emprendido por un grupo de investigación andaluz, ha dado con un método que elimina el carbono activo de los residuos de PET. Una de las ventajas más importantes es que transforma las sustancias orgánicas volátiles en carbono activo.

El proceso comprende dos fases. En primer lugar, a través de un proceso de pirólisis, se generan sales mediante la transformación de las sustancias volátiles orgánicas. Estas sales tóxicas se procesan a una temperatura pirolítica más baja para generar carbonos activos. De este modo, al final de este proceso se producen dos clases diferentes de carbonos activos.

El dato importante que debe resaltarse aquí es que ambos tipos de carbono presentan una amplia superficie y un gran volumen de microporos. Estos microporos se distribuyen de forma unimodal, lo que hace que sean ideales para la adsorción de grandes cantidades de contaminación. Así mismo, la estrecha microporosidad permite seleccionar el carbono activo determinadas aplicaciones.

Este proceso tecnológico tiene un impacto global. En primer lugar, su índice de producción en cuanto a la obtención de carbonos activos es casi el doble que el de los procesos más convencionales. Como requiere unas temperaturas más bajas de pirólisis, aumenta también su rentabilidad y reduce el consumo de energía. Y por último, los carbonos activos que produce son extremadamente adecuadas para varias aplicaciones en contaminantes del aire y del agua.
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba