Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Una visión de futuro sencilla orientada a un sistema de transporte único

Las carreteras europeas se encuentran cada vez más congestionadas y por ello es complicado crear espacios. En opinión de los socios del proyecto Tr@nsits, no es práctico ni necesario erradicar el uso del automóvil, sino fomentar un cambio masivo al transporte público que libere algo de espacio.
Una visión de futuro sencilla orientada a un sistema de transporte único
Europa está en marcha. Cada vez viajamos con más frecuencia y a distancias más largas que nunca, una tendencia que seguirá al alza. Cabe preguntarse cómo repercutirá en nuestra calidad de vida la creciente presión que ejercemos sobre el sistema de transportes. Es de sentido común que esta tendencia es insostenible y que por tanto debe cambiar.

Por todo ello es indispensable contar con un sistema práctico e integrado de transporte público. Para que éste resulte más atractivo y se utilice en mayor medida, hay que atender las necesidades y las expectativas de los pasajeros, cada vez más exigentes. El cometido del proyecto Tr@nsits era hallar formas de estar a la altura de dichas expectativas e incluso colmarlas.

Entablar asociaciones entre los gobiernos nacionales y municipales, las empresas de transportes y las autoridades de ordenación territorial resulta indispensable de cara a eliminar los factores que impiden un uso más extendido del transporte público. Tr@nsits les reunió para que estudiaran formas que permitan que los sistemas inteligentes de transporte público (IPTS) contribuyan a esta causa unificándolos y logrando que funcionen como un todo.

Los IPTS no son la panacea, es decir, no serán la solución definitiva a todos los problemas generados por la creciente demanda de transporte, pero sí que ofrecen un número considerable de soluciones. La innovación ha sido fundamental de cara a modificar las costumbres de la gente al viajar, y servicios novedosos como el tren ligero ya están realzando el atractivo del transporte público.

Sin embargo, los responsables del proyecto subrayaron la necesidad de invertir en nuevas tecnologías de comunicación y de a bordo que simplifiquen la planificación de las rutas. Por ejemplo, ya existen los billetes reconocidos en todas partes y los «m-tickets» (códigos de barras que se envían directamente al teléfono móvil), que ofrecen a los pasajeros la comodidad que necesitan.

Si los pasajeros mostraran preferencia por el transporte público, éste también recibiría mayor prioridad por parte de las autoridades municipales de urbanismo. Por ello deben implantarse medidas específicas tales como carriles adicionales para autobuses o semáforos «inteligentes» que reconozcan los vehículos con muchos pasajeros y les den prioridad. Asimismo, se debe colaborar con los ayuntamientos para que estas medidas se adopten lo antes posible.

Por encima de todo cabe destacar que estos cambios exigen una cooperación entre todos los interesados para que el transporte público reciba la financiación necesaria. El plan de investigación sobre IPTS realizado durante este proyecto podría servir como base sobre la cual preparar propuestas de proyectos subvencionables por medio del Séptimo Programa Marco.

Los socios de Tr@nsits consideran que la solución estriba en simplificar el transporte público y abaratarlo, de manera que la población se decante con más frecuencia por alternativas que generan menos emisiones de carbono que el coche particular. El premio a todo ello serían unas calles más apacibles y menos congestionadas, mayor seguridad para las personas y una atmósfera más limpia en beneficio de todos.

Información relacionada

Número de registro: 85676 / Última actualización el: 2010-09-06
Dominio: TI, Telecomunicaciones