Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

EAGLE — Resultado resumido

Project ID: 502057
Financiado con arreglo a: FP6-AEROSPACE
País: España

La observación de la Tierra agudiza la visión compartida del cambio climático

La creciente población mundial debe afrontar los efectos del cambio climático y de la limitación de los recursos naturales, y la observación de la Tierra puede resultar beneficiosa para los países desarrollados y en vías de desarrollo. Éste es el mensaje fundamental que trató de difundir el proyecto financiado con fondos comunitarios EAGLE.
La observación de la Tierra agudiza la visión compartida del cambio climático
La superficie de la Tierra es un elemento fundamental del sistema climático, puesto que supone el punto de contacto entre la atmósfera y la biosfera terrestre. Hasta el momento el sistema más avanzado para cartografiar las características de dicha superficie es la teledetección.

Hay variables que se pueden derivar directamente de las observaciones vía satélite, tales como la temperatura y reflectancia de la superficie, el índice de superficie foliar (LAI) y el índice de vegetación ajustado al suelo (SAVI). Estos datos posibilitan una amplia gama de investigaciones, desde trabajos de respuesta a catástrofes hasta el establecimiento de correspondencias entre las condiciones medioambientales y la biodiversidad, el rendimiento de los cultivos y las hambrunas.

Como ocurre con todos los productos derivados de imágenes satelitales, una parte fundamental del proceso de desarrollo estriba en la evaluación de la eficacia de los instrumentos de abordo. El proyecto EAGLE trató de ir un paso más allá mediante la evaluación de los algoritmos que se emplean para transformar los datos satelitales brutos en la información que necesitan los distintos usuarios finales.

Para ello se realizaron numerosas campañas sobre el terreno. Éstas tuvieron lugar en Francia, Países Bajos y España y se dedicaron a simular imágenes de Sentinel-1 y Sentinel-2 y también de misiones más antiguas como MERIS. Además de recabar datos satelitales, se emplearon instrumentos aéreos y se efectuaron amplias mediciones terrestres sobre prados.

Estas campañas, de un alcance y una escala extraordinarios, permitieron la obtención de datos ópticos y de radar de principio a fin de la temporada de cultivo. La cobertura aérea disponible desde la época de siembra hasta la cosecha permitió observar la correspondencia entre el cambio en el crecimiento de los cultivos y los datos del Radar de Apertura Sintética (SAR).

Estas campañas multidisciplinarias fueron una oportunidad incomparable para interpretar con mayor precisión los productos informativos brindados en última instancia por los satélites. Gracias a ellas fue posible vislumbrar aplicaciones futuras que redundarían en una mejor comprensión de nuestro entorno. Esta mejora del conocimiento será de una utilidad inestimable para los servicios GMES (Vigilancia Mundial del Medio Ambiente y la Seguridad) relacionados con el uso del suelo, la gestión del agua dulce y la seguridad alimentaria.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba