Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Refrigeración en carretera sin necesidad de calentar el planeta

El fenómeno del calentamiento global provocado por los gases de efecto invernadero es un tema grave. Nuevos refrigerantes y tecnologías pueden hacer que los coches de pequeño tamaño sean más limpios y ecológicos y contribuyan a solucionar el problema.
Refrigeración en carretera sin necesidad de calentar el planeta
Desde que la Unión Europea prohibiera el uso de refrigerantes ineficientes en los sistemas de aire acondicionado de los automóviles, ha surgido la necesidad de dar con nuevas soluciones que respeten el medio ambiente y reduzcan al mínimo la cantidad de gases de efecto invernadero emitida. El proyecto financiado con fondos comunitarios B-Cool («Sistema de aire acondicionado móvil de bajo coste y alta eficiencia basado en CO2 para automóviles de gama baja») estudió la forma de desarrollar un aparato de aire acondicionado que emplease CO2, también conocido como refrigerante R-744. El sistema consiste en sustituir por CO2 otros refrigerantes como el R-134a, que puede ejercer un efecto pernicioso en el medio ambiente y exacerbar el problema de los gases de efecto invernadero.

El proyecto comenzó evaluando el rendimiento, el consumo anual de combustible y el impacto medioambiental de los sistemas anteriores y modernos y estudió distintos aspectos relacionados con la seguridad. A continuación trabajó en distintos prototipos de sistemas nuevos de aire acondicionado para dos modelos específicos de automóvil. También se redactaron procedimientos de pruebas rigurosos útiles para medir la eficiencia ante distintas temperaturas.

El equipo identificó el tipo de compresor necesario tras trabajar con compresores de 28cc y otros más pequeños de 13cc en distintas condiciones ambientales. Concluyeron que los más pequeños serían más eficientes para el sistema de aire acondicionado que los investigadores tenían en mente.

El coste a corto plazo de pasar a la nueva tecnología de R-744 o CO2 será mayor que el de la actual que emplea R-134a, pero se espera que esta diferencia desaparezca cuando aumente su producción. Es necesario además seguir trabajando en esta nueva tecnología para garantizar su fiabilidad y rentabilidad. En último término supone un paradigma nuevo para la fabricación de sistemas de aire acondicionado destinados a ser instalados en automóviles de tamaño pequeño o mediano.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba