Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

SOLARPLAS — Resultado resumido

Project ID: 17586
Financiado con arreglo a: FP6-SME
País: Alemania

Herramientas para que las PYME compitan en el mercado de la energía solar

Nuevas tecnologías permiten vislumbrar un recorte drástico en el precio de las células fotovoltáicas, con los consiguientes beneficios tanto para los consumidores como para las empresas pequeñas de este sector de gran competitividad a nivel mundial.
Herramientas para que las PYME compitan en el mercado de la energía solar
Europa se ha marcado objetivos muy ambiciosos para sustituir los combustibles fósiles por fuentes de energía renovable antes del año 2020. Varios países europeos han empezado ya a ofrecer incentivos financieros para dotar a empresas y hogares de un suministro de energía solar. De hecho, el panorama es tan positivo que la industria dedicada a la fabricación de tecnología solar encuentra dificultades para seguir el ritmo de la galopante demanda de papeles fotovoltaicos.

La clave para cubrir esta laguna podría estar en las empresas pequeñas. Por ello se puso en marcha un proyecto de investigación financiado con fondos europeos cuyo objetivo era el de poner la tecnología más avanzada a su alcance para ayudarles a competir con las grandes empresas del sector. Su título es «Desarrollo de equipo químico de plasma para una fabricación rentable en el sector fotovoltaico» (Solarplas).

Su planteamiento consistía en integrar procesos de plasma a presión atmosférica (PPA) en la fabricación. Estos podrían reducir la inversión inicial y los gastos de funcionamiento, y además son menos nocivos para el medio ambiente.

Se investigaron distintas tecnologías de PPA. Por ejemplo, se utilizó una técnica de grabado con PPA para modificar la textura de la célula fotovoltaica de manera que captase más luz y así aumentara su rendimiento. También se empleó el grabado para eliminar de la oblea el óxido de silicio dopado con fósforo (PSG) sobrante generado durante su formación.

Otro avance importante fue el uso de la deposición química en fase vapor asistida por plasma (PECVD) para depositar una capa muy fina de nitruro de silicio sobre la celda fotovoltaica. De este modo se reduce considerablemente el reflejo y se protege la propia célula. Además, añadiendo una película de polímero se incrementó la resistencia a arañazos y otras clases de desperfectos.

Por último, para garantizar que estas nuevas tecnologías fueran apropiadas para las condiciones de una fábrica, se desarrollaron fuentes de alimentación especiales para la fuente de plasma. Los resultados de Solarplas servirán de impulso para las PYME frente a sus competidores más grandes.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba