Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

MAGGIE — Resultado resumido

Project ID: 28571
Financiado con arreglo a: FP6-CITIZENS
País: Francia

¿Europeos satisfechos en la tercera edad?

La calidad de vida en la tercera edad está influenciada por diversos factores relacionados con la vida personal y profesional. Un equipo de investigadores profundizó en este tema y agregó el factor del género a la ecuación.
¿Europeos satisfechos en la tercera edad?
Mediante el proyecto Maggie («Cuestiones importantes acerca del envejecimiento y el género en Europa») se analizaron los indicadores de la calidad de vida entre la población mayor de sesenta años. Este proyecto financiado con fondos comunitarios tuvo como finalidad poner de manifiesto las brechas de género y los factores de influencia para obtener información que pudiera utilizarse como referencia en la formulación de políticas y destacar los grupos más vulnerables. Partiendo de la premisa de que las brechas de género en la calidad de vida están determinadas por el contexto sociocultural, se reconoce el papel importante que desempeñan las políticas nacionales y comunitarias. Esto quiere decir que el género de los europeos de la tercera edad repercute de manera significativa en la formulación de políticas.

Diez equipos de investigación trabajaron en distintos puntos de Europa para analizar los diferentes indicadores de calidad de vida entre la población objetivo. Las principales fuentes de datos utilizadas fueron la «Encuesta de salud, envejecimiento y jubilación en Europa» (SHARE) y la «Encuesta sobre género y generación» (Gender and generation survey, GGS). Estas encuestas se complementaron con datos del «Panel de hogares de la Comunidad Europea» (European Community Household Panel, PHCE) y del proyecto FELICIE («Futuras condiciones de vida para la tercera edad en Europa»), financiado por el Quinto Programa Marco (5PM).

Aunque la repercusión de la calidad de vida difiere entre los dos géneros y varía de acuerdo con las modalidades de convivencia y el contexto social y político, la misma está influenciada por factores relacionados con la situación sanitaria, la seguridad económica, la situación familiar y el grado de integración social. Los resultados del estudio revelaron que la buena integración familiar, la buena situación económica y la buena salud influyen positivamente en el bienestar de todas las personas de la tercera edad.

Los investigadores descubrieron que, para las mujeres, la satisfacción global está ligada positivamente a la adquisición de una vivienda, las actividades de ocio y la calidad del transporte y las instalaciones cercanas; en cambio, para los hombres, los niños desempeñan un papel más influyente. Esta última tendencia podría interpretarse como un deseo de recuperar el tiempo perdido, puesto que la división tradicional de las tareas laborales generalmente consistió en mujeres como amas de casa y hombres como principales o únicos sostenes de familia.

En el proyecto Maggie se realizaron tres distinciones generales entre los países que integran la UE. Las personas de la tercera edad en los países de habla alemana tienen más seguridad económica en general, pero la brecha de género es más amplia. Se descubrió que en el norte y el oeste de Europa las personas de la tercera edad se inclinan más por los amigos y las actividades de ocio; en cambio, en el sur de Europa gozan de mejor salud y se centran más en la familia. También se determinó que varias subpoblaciones corren riesgo de tener una baja calidad de vida, por lo tanto, estos casos necesitan atención especial por parte de los responsables políticos. Estos colectivos comprenden las personas con salud frágil, las personas sin hijos en Europa central, las mujeres del norte de Europa en situaciones económicas inestables y las mujeres del sur de Europa cuyo contacto con la familia es menos frecuente.

Es probable que estas cuestiones se modifiquen en generaciones posteriores de personas de la tercera edad, puesto que con el tiempo los modelos masculinos y femeninos podrían coincidir completamente como consecuencia de una mayor participación de las mujeres en el mercado laboral. En consecuencia, la labor del equipo del proyecto Maggie contribuye de manera significativa a los debates en torno a cómo la interacción de las políticas (relativas a pensiones, seguridad social y sanidad) puede influir en las diferencias de género en relación con la calidad de vida.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba