Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

EPOBIO — Resultado resumido

Project ID: 22681
Financiado con arreglo a: FP6-POLICIES

Las plantas como fábricas de recursos renovables

Las plantas generan cierta gama de productos cuyo potencial aún está por explotar mediante procesos industriales. Algunos ejemplos de innovaciones que podrían surgir en la próxima década son nuevas fuentes de combustible, biopolímeros y productos oleaginosos.
Las plantas como fábricas de recursos renovables
Ciertos cultivos no alimentarios podrían aprovecharse para desarrollar productos biológicos que ofreciesen numerosas prestaciones ventajosas. Tras millones de años de evolución, la naturaleza ha dado con diseños moleculares que no suelen tener parangón entre los materiales creados por el ser humano. Además, el cultivo de plantas puede servir para crear un importante sumidero de carbono si se gestiona adecuadamente, mientras que los productos naturales se prestan más a la degradación y el reciclaje.

No obstante, para que Europa alcance su pleno potencial agrícola, industrial y comercial, deberá llevarse a cabo un análisis integrado y planificado del futuro de las aplicaciones no alimentarias. Un consorcio de 12 socios, asesorado por 45 expertos de Europa, Estados Unidos y otros países, se reunió para sacar adelante un proyecto financiado con fondos europeos y dedicado a aprovechar las posibilidades aún por explotar de los bioproductos. El objetivo primordial de este proyecto multidisciplinario, llamado Epobio («Aprovechamiento del potencial económico de recursos renovables: bioproductos a partir de cultivos no alimentarios»), era revisar las trabas científicas y técnicas para la explotación de cultivos no alimentarios y sopesar las limitaciones de tipo legal, social y medioambiental.

El equipo de Epobio, que se marcó como meta comercializar sus productos para 2020, seleccionó las paredes celulares, los aceites vegetales y los biopolímeros como ámbitos importantes en los que centrar las actividades internacionales de investigación. Los frutos más destacados del proyecto fueron doce informes, talleres de trabajo en los que se definieron las prioridades de actuación y recomendaciones para el desarrollo de la bioeconomía en estas áreas.

Los temas de biotecnología tratados en los informes fueron la sacarificación para la obtención de biocombustibles, cierto lubricante del cultivo oleaginoso Crambe abyssinica y fuentes alternativas de caucho. Otra área destacada de atención, en el contexto de los usos industriales, incluida la producción de sustancias químicas y biopolímeros, fueron las plataformas de cultivos oleaginosos. También se abordaron posibles aplicaciones industriales de microalgas y macroalgas. En uno de los talleres se trató sobre el potencial de usar energía solar en plantas ecológicas.

Puesto que la financiación es una cuestión crucial para la investigación y el desarrollo (I+D), ya a principios del proyecto se identificaron organismos financiadores de la investigación y responsables políticos clave en la Unión Europea. Se celebraron encuentros con funcionarios de la Comisión en los que se trató la política vigente así como repercusiones de la financiación y las políticas.

Mediante una amplia difusión de sus resultados, Epobio reportará ventajas económicas tanto para la sociedad como para aquellos emprendedores que tengan visión de futuro y conciencia ecológica. En la dirección web http://www.epobio.net/ se presenta todo lo relacionado con el proyecto en nada menos que siete idiomas. Además se han distribuido dos CD que incluyen el informe «The impact of non-food research 1988-2008» («El impacto de la investigación sobre productos no alimentarios 1988-2008»).

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba