Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

HIGINS — Resultado resumido

Project ID: 508232
Financiado con arreglo a: FP6-SME
País: Alemania

Nueva espira para campos magnéticos más intensos

Los imanes superconductores se emplean con profusión en investigación básica, en la producción de imágenes de resonancia magnética (IRM) y en los sistemas de resonancia magnética nuclear (RMN) usados para diagnóstico médico y aplicaciones energéticas. Investigadores financiados por la Unión Europea lograron importantes avances en la producción de campos magnéticos de alta intensidad, los cuales tendrán un importante impacto en el desarrollo de nuevos productos.
Nueva espira para campos magnéticos más intensos
Los imanes superconductores son capaces de generar intensos campos magnéticos debido a sus corrientes de alta densidad (permitidas por la superconductividad) y requieren muy poca energía debido a su mínima resistencia eléctrica.

Hasta la fecha no ha sido posible explotar al máximo su potencial debido a limitaciones en la intensidad del campo magnético (medido en Tesla) que se puede producir. En la actualidad, los más avanzados imanes producen campos con intensidad máxima de aproximadamente 21 Tesla (T), de acuerdo con el comportamiento de los alambres de las espiras superconductoras de baja temperatura (SBT).

Investigadores europeos se propusieron superar esta limitación poniendo en marcha el proyecto Higins («Espiras superconductoras de alta temperatura para producir campos magnéticos por encima de 25 Tesla»).

La combinación de secciones exteriores de SBT con secciones interiores de superconductores de alta temperatura (SAT) permitió la producción de un imán capaz de generar campos de 18-19 T a una temperatura de 4,2 Kelvin. El imán Higins produce uno de los más intensos y estables campos magnéticos disponibles en la actualidad. No se logró llegar a los 25 T, pero la viabilidad de la idea quedó claramente demostrada.

A medida que aparecen en el mercado nuevos conductores capaces de portar densidades de corriente (y por tanto de producir campos magnéticos) hasta cuatro veces mayores, la posibilidad de lograr un imán con campo de 25 T es real, aunque es necesario incluir mecanismos para controlar las altísimas fuerzas generadas.

El proyecto Higins hizo significativos avances en la comprensión de la tecnología requerida para producir un imán superconductor de 25 T. Este logro tiene el potencial de abrir las puertas a una gran cantidad de nuevas investigaciones y experimentos, reforzando la posición de Europa en la producción de imanes superconductores y en su capacidad para llevar a cabo investigación y desarrollo.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba