Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

BIOMERCURY — Resultado resumido

Project ID: 505561
Financiado con arreglo a: FP6-NMP
País: Alemania

Controlar mejor la toxicidad del mercurio

La toxicidad del mercurio ha acabado contaminando los productos de la pesca, los animales, las plantas y el agua potable. La tecnología enzimática inteligente encierra la promesa de revertir dicha amenaza y, finalmente, librar al planeta de este peligro.
Controlar mejor la toxicidad del mercurio
El mercurio, que se encuentra en amalgamas dentales, bombillas y equipos de laboratorio, entre otros, se considera muy tóxico y perjudicial para el medio ambiente. Como flota en el aire y se abre paso a través del suelo, acaba contaminando la cadena alimentaria de la que dependen los seres humanos.

Por este motivo, los socios del proyecto financiado por la Unión Europea Biomercury («Remediación mundial de los riesgos del mercurio a través de la biotecnología») estudiaron una nueva tecnología respetuosa con el medio ambiente y rentable basada en microbios para eliminar el mercurio de los ambientes contaminados.

Los participantes en el proyecto se propusieron evaluar esta nueva tecnología que ofrece procesos biotecnológicos inteligentes basados en la transformación enzimática. Esta solución innovadora utiliza bacterias resistentes al mercurio para purificar aguas residuales, aguas subterráneas, suelos, aire, costas y ríos, además de minas de oro y de mercurio.

Partiendo de esta premisa, el equipo del proyecto examinó la eficacia a largo plazo de la primera planta industrial de eliminación de mercurio que utiliza tecnología microbiana y que se encuentra en la República Checa. Además compararon diferentes componentes del enfoque —como seguridad, eficiencia y rentabilidad— con los de métodos anteriores.

Un aspecto muy importante del proyecto consistió en la difusión de estos valiosos conocimientos en países y regiones del mundo que tienen la necesidad urgente de eliminar la contaminación por mercurio, repartidos por África, Asia, Europa oriental y meridional, así como América del Sur. Los miembros del consorcio también se pusieron en contacto con los organismos estadounidenses competentes que se ocupan de la aplicación de la nueva tecnología.

Aprovechando los últimos avances tecnológicos y científicos se podría ayudar a eliminar una parte significativa de la contaminación por mercurio en la cadena alimentaria y la atmósfera. Esta iniciativa europea por librar el medio ambiente de esta sustancia tóxica resulta muy oportuna, dado que la eliminación del mercurio se ha convertido en una medida obligatoria.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba