Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

EUROPEAN MCL NETWORK — Resultado resumido

Project ID: 503351
Financiado con arreglo a: FP6-LIFESCIHEALTH
País: Alemania

Directrices sobre el consumo de zinc para los mayores

Uno de los principales factores de deterioro que acompañan al envejecimiento consiste en la degeneración del sistema inmune. El consumo de zinc podría ofrecer una respuesta a la hora de estimular las defensas del cuerpo por lo que un proyecto financiado por la Unión Europea ha concluido un estudio destinado a elaborar unas muy necesarias directrices para su dosificación.
Directrices sobre el consumo de zinc para los mayores
El zinc es uno de los micronutrientes antioxidantes que controlan el desarrollo y el funcionamiento de las células inmunes, así como la actividad de la proteína relacionada con el estrés, y que ayuda a mantener la estabilidad genética. El envejecimiento va a veces acompañado de una disminución del consumo de zinc en la dieta o de una mala absorción del mismo.

Como parecía clara la posibilidad de que existiera un vínculo entre el consumo de zinc y las enfermedades degenerativas relacionadas con la edad como el cáncer, los socios del proyecto Zincage se propusieron estudiar el comportamiento fisiológico del zinc en relación con la función inmune. El objetivo general era poder aconsejar sobre qué individuos podrían beneficiarse de los suplementos. Dado que el zinc en cantidades excesivas es tóxico, su dosificación es particularmente importante.

Los socios de Zincage examinaron el metabolismo del mineral desde las perspectivas genética, bioquímica, molecular y celular. Tras analizar los procesos vitales necesarios para que el sistema inmune funcione eficazmente, los investigadores probaron la actividad del zinc en los linfocitos antes y después del consumo de suplementos.

Todas las pruebas se realizaron tanto con sujetos que envejecían sanos como con otros que padecían enfermedades relacionadas con la edad. Los investigadores analizaron muestras de ADN para determinar la interacción del material genético con el zinc. Por otra parte, desarrollaron una prueba de cribado genético sencilla que les permitió identificar a las personas en situación de riesgo de deficiencia de zinc.

Curiosamente, los investigadores se centraron en los diferentes hábitos alimentarios de los habitantes del norte y del sur de Europa. Como los participantes del proyecto procedían de varios países europeos se pudieron tener en cuenta las diferencias en la dieta y el estilo de vida.

Gracias al proyecto se ha podido aumentar de manera significativa la base de conocimientos sobre el zinc y sus efectos sobre el sistema inmunitario. Esto ofrecerá una base sólida de información necesaria para confeccionar un amplio conjunto de directrices de orientación sobre quién podrá beneficiarse de los suplementos de zinc en la vejez.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba