Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

RIMINI — Resultado resumido

Project ID: 512984
Financiado con arreglo a: FP6-SME

Nueva tecnología para inspeccionar reactores nucleares

En los enormes tanques de acero que contienen material nuclear y refrigerante en las centrales nucleares pueden aparecer grietas. Investigadores financiados por la Unión Europea desarrollaron una tecnología robótica avanzada para aumentar la fiabilidad de las inspecciones de seguridad.
Nueva tecnología para inspeccionar reactores nucleares
La energía nuclear presenta muchas ventajas comparada con la energía obtenida a partir de combustibles fósiles, y los accidentes son raros. No obstante, cuando se producen pueden ser muy peligrosos debido al peligro radioactivo asociado al material nuclear.

La vasija de presión del reactor (RPV) es una parte integral de las centrales nucleares. Se trata de recipientes cilíndricos de paredes gruesas formados por placas de acero soldadas entre sí. Las RPV albergan el núcleo del reactor y el refrigerante.

El núcleo contiene el material radioactivo y es aquí donde se produce la reacción nuclear, generando una cantidad tremenda de calor. El refrigerante se utiliza para captar el calor y transferirlo a los generadores eléctricos y al entorno.

Las RPV se vuelven frágiles con el paso del tiempo y pueden aparecer grietas. Los ensayos no destructivos (END) se utilizan para identificar defectos antes de que produzcan posibles accidentes catastróficos, pero los métodos convencionales tienen numerosas limitaciones.

Los robots son pesados, caros y difíciles de manipular, lo que hace que el proceso requiera mucho tiempo, alterando otras actividades de la central. Los sensores se colocan en «bandejas de sondeo» para inspeccionar áreas grandes, pero, de nuevo, la necesidad de sustitución frecuente aumenta la duración de las inspecciones. Además, a menudo los fallos de detección hacen necesaria la intervención manual, aumentando el tiempo y los costes del proceso y exponiendo a los trabajadores a materiales potencialmente peligrosos.

Investigadores europeos iniciaron el proyecto Rimini para desarrollar una tecnología de END que reduzca la duración de las inspecciones y así los costes, mejorando la seguridad y la fiabilidad del proceso de inspección y los resultados.

El equipo de Rimini desarrolló y adaptó numerosas técnicas y tecnologías de END, incluido software de modelado de elementos en fase, instrumentación de elementos en fase con 128 canales, un sistema alternativo de medición del campo de corriente (ACFM), un robot capaz de trepar por las paredes y un brazo robótico desplegable.

En conjunto, la tecnología desarrollada por Rimini debería reducir la duración de las inspecciones y la exposición de los trabajadores a radiación peligrosa, y mejorar la detección de defectos con técnicas END diseñadas para inspeccionar RPV.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba