Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

THERMOFIT — Resultado resumido

Project ID: 513182
Financiado con arreglo a: FP6-SME
País: Dinamarca

Ensayo no destructivo para componentes plásticos

Una tecnología de ensayo no destructivo (END) desarrollada con financiación europea podría impulsar la competitividad de numerosos fabricantes de plásticos de la Unión Europea al reducir las pérdidas de tiempo y dinero debidas a fallos en las piezas.
Ensayo no destructivo para componentes plásticos
Los componentes de plástico se producen normalmente mediante un proceso denominado moldeado por inyección. La materia prima se mezcla y calienta junto con un disolvente a lo largo de un tornillo giratorio largo que los funde y los inyecta en un molde. Cuando el material se ha enfriado y endurecido se retira el molde que ha dado forma a la pieza.

La parte moldeada estaría así lista para la distribución o para continuar su procesamiento de diversas formas como el lacado o el cromado (revestimiento electrolítico con cromo).

Actualmente, los fabricantes no son capaces de identificar las piezas moldeadas por inyección que tienen probabilidad de estropearse durante el enfriado o los pasos posteriores del procesado. Esto da como resultado una tremenda cantidad de tiempo, dinero y materiales desperdiciados para las 25 000 pequeñas y medianas empresas (PYME) del sector del moldeado por inyección de la UE. Además, este sector es especialmente vulnerable a la competencia de fuera de la UE con su mano de obra barata.

Un equipo europeo aprovechó la financiación aportada por la UE al proyecto Thermofit para subsanar esta laguna tecnológica mediante el desarrollo de una herramienta de inspección de piezas basada en la generación de imágenes térmicas. Las numerosas reuniones entre los socios llevaron a la definición de varios temas principales relativos a la nueva tecnología de END y la interfaz del usuario.

En primer lugar, el sistema debía ser adaptable y aplicable a piezas de cualquier forma, tamaño y material y, en segundo lugar, tanto el equipo como el software debían ser fáciles de utilizar. Finalmente, la tecnología había de permitir obviamente la detección de fallos de forma precisa, reproducible y fiable.

El consorcio Thermofit utilizó redes neuronales, famosas por su potencia para el reconocimiento y la clasificación de patrones, en el módulo de detección de fallos. Las pruebas con numerosas piezas de diversos materiales y formas demostraron una precisión impresionante en la detección de fallos, entre el 98 % y el 100 %.

La tecnología de Thermofit está llamada a tener un impacto importante sobre el sector del moldeado por inyección europeo y las numerosas PYME que trabajan en el. El aumento de la calidad y la productividad asociado a la reducción de los costes ayudará a Europa a competir con sus vecinos asiáticos, que disfrutan de bajos costes de mano de obra.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba