Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP6

Reportaje destacado

Financiado con arreglo a: FP6-SUSTDEV

Grandes logros de IDT — Una filosofía menos pesada para la industria automovilística

Los fabricantes de automóviles ambicionan hallar técnicas innovadoras y rentables para construir vehículos más ligeros sin sacrificar ni comodidad ni seguridad. Los clientes desean más prestaciones y coches de más calidad sin tener que pagar más por ellos. Por su parte, los gobiernos ansían una economía hipocarbónica y un transporte ecológico que se ajuste a las normas de seguridad y emisiones. Es mucho pedir pero pronto, gracias a la financiación de la Unión Europea, se dispondrá de coches ligeros que contentarán a todas las partes.
Grandes logros de IDT — Una filosofía menos pesada para la industria automovilística
Investigadores europeos han desarrollado un nuevo método de construcción de automóviles que reduce el peso de la carrocería entre un 35 y un 40 %. Toda disminución del peso implica un menor consumo de combustibles y menos emisiones de CO2. Se trata de una buena noticia para el medio ambiente, pero también para los conductores, que cada vez se tienen que rascar más el bolsillo para llenar el depósito.

El artífice de este logro es el equipo responsable del proyecto SUPER LIGHT CAR (SLC), que para ello ha sustituido piezas pesadas de acero por materiales más ligeros como el aluminio y el plástico reforzado con fibra de carbono y también ha creado nuevas técnicas para unir estos materiales, todo un impedimento para los ingenieros hasta ahora.

Este equipo financiado con fondos europeos ha creado también nuevas medidas de seguridad que garantizan que los automóviles sigan ajustándose a los requisitos de rigidez, comportamiento en caso de colisión, fatiga de materiales y resistencia a la corrosión. Las simulaciones realizadas confirman que los resultados del proyecto están en consonancia con estos requisitos.

Según el Dr. Martin Goede de Volkswagen AG, el proyecto estudió métodos de diseño, fabricación y montaje de materiales innovadores. Se investigaron los procesos de fabricación y los materiales óptimos para rebajar el peso y los costes en la medida de lo posible. «Además del desarrollo de metales en general y metales ligeros en particular, es especialmente trascendental la investigación sobre plásticos reforzados con fibra», añadió.

El Dr. Goede coordinó un consorcio muy extenso de socios europeos procedentes de República Checa, España, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Suecia, Suiza y Reino Unido. Algunos de esos socios son Volkswagen, Fiat, Opel, Renault, Volvo, Porsche y Daimler, además de especialistas y proveedores como ArcelorMittal y Norsk Hydro.

Una investigación a esta escala resulta prácticamente imposible para cualquier fabricante o país por sí solo, sugirió el coordinador de esta iniciativa. Exige un conocimiento técnico compartido y una inversión colectiva en el resultado, y por ello resulta crítico el apoyo que la UE presta a grandes equipos integrados. En lugar de tener en marcha múltiples proyectos más pequeños y poco rentables, ahora los constructores saben con precisión cuánto peso de la carrocería se puede reducir sin dejar de cumplir la normativa. Este es un paso imprescindible de cara a la aplicación comercial.

Coches «light»

La demanda de más comodidad y seguridad en los coches modernos, en forma de instalaciones como el aire acondicionado y tecnologías avanzadas de conducción asistida, está anulando los logros alcanzados con las nuevas tecnologías de motores más eficientes en cuanto a consumo de combustible.

Cada kilo de más eleva también el consumo. Por ejemplo, un coche de clase C común tiene un peso superior en un 40 % a su equivalente de los años setenta. Así, un Volkswagen Golf típico actual pesa 1 617 kg, por los 970 kg que pesaba cuando salió al mercado por primera vez. Entre tanto, los combustibles fósiles tradicionales son cada vez más escasos y, por consiguiente, más caros. Por añadidura, el sector de los transportes recibe presiones para rebajar su huella de carbono y contaminar menos.

En la actualidad, este sector es el responsable de cerca de la cuarta parte de las emisiones de CO2 en Europa. Consumir menos combustible y energía servirá a la UE para llevar a buen término su estrategia Europa 2020, que busca un crecimiento inteligente, sostenible e integrador.

Los indicios preliminares son positivos. Algunos fabricantes de automóviles en volúmenes reducidos han logrado aligerar el peso de la carrocería de algunos modelos, si bien este método de construcción manual es manifiestamente demasiado caro e impracticable para las grandes firmas. Por ello el equipo del proyecto decidió dar un paso adelante y lograr que el método de SLC resultara factible para la producción de grandes volúmenes. De hecho, la escala de su prototipo de clase C se puede ampliar y ser comercialmente viable en el plazo de unos pocos años. Las simulaciones ejecutadas han demostrado una capacidad de producción de mil automóviles diarios.

Este prototipo cumple las exigencias de todas las partes y, una vez salga al mercado, podría ahorrar muchas toneladas de combustible y, de este modo, ayudar a la UE a cumplir su meta de convertirse en una economía con bajas emisiones de carbono. Gracias a SLC, los fabricantes de coches se han quitado por fin un peso de encima.

- Nombre completo del proyecto: SUPER LIGHT CAR
- Acrónimo del proyecto: SLC
– http://www.superlightcar.com / página web de SLC
- Número de referencia del proyecto: 516465
- Nombre/país del coordinador del proyecto: Volkswagen AG (Alemania)
- Coste total del proyecto: 19,6 millones de euros
- Aportación de la Comisión Europea: 10,4 millones de euros
- Inicio y finalización del proyecto: febrero de 2005 a julio de 2009
- Otros países asociados: República Checa, España, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Suecia, Suiza, Reino Unido

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba