Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP7

Reportaje destacado

Financiado con arreglo a: FP7-ICT

Reportaje - Tecnologías de apoyo adaptables a personas con discapacidades

Las tecnologías de apoyo (TA) han evolucionado velozmente en los últimos años, gracias a lo cual han permitido que muchas personas con discapacidades motoras disfruten en su vida de mayor independencia y comodidad. Ahora, gracias a fondos europeos, unos investigadores están trabajando en sistemas basados en TA capaces de abrir una puerta, encender una luz o conectarse a Internet con un mero parpadeo, un movimiento de la cabeza o incluso un simple pensamiento con el propósito de que sean más flexibles y adaptables a cada usuario concreto.
Reportaje - Tecnologías de apoyo adaptables a personas con discapacidades
Se calcula que en Europa hay 2,6 millones de personas que padecen problemas de movilidad en las extremidades superiores y otros 1,3 millones que precisan de TA, o bien de la ayuda de cuidadores humanos, para poder realizar tareas cotidianas. En el conjunto de los países desarrollados, esta última cifra se eleva hasta los 2,5 millones. En ella se incluyen personas que padecen una amplia gama de enfermedades, como la esclerosis múltiple y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), además de parálisis en distintos grados, como por ejemplo el síndrome de enclaustramiento, en el que el afectado únicamente puede mover los ojos.

«Tecnologías de apoyo» es un término genérico que abarca toda una gama de dispositivos auxiliares, adaptables y de rehabilitación para personas con discapacidades. Muchas son ya las personas que hacen uso de ellas, pero la mayoría de los sistemas y las aplicaciones correspondientes se han diseñado para cumplir una función específica o para ayudar a personas con una clase determinada de discapacidad.

«En el mercado de las TA que yo llamaría "antiguas" predominan las aplicaciones y los dispositivos aislados que atienden una discapacidad concreta o se centran en una habilidad específica del usuario. En principio, esta es una característica positiva, pues implica la posibilidad de optimizar de forma brillante la funcionalidad de cada dispositivo», explicó Stefan Parker, coordinador del proyecto e investigador en KI-I (Austria). «El inconveniente radica en que, en la mayoría de casos, estos dispositivos sólo sacan partido de una porción de las capacidades del usuario, o bien no son del todo adaptables a sus necesidades concretas, por lo que el usuario se encuentra con un dispositivo que es "semióptimo" para su situación concreta».

El problema estriba en que las discapacidades no se pueden clasificar en categorías rígidas. Cada individuo es distinto; incluso dos personas que sufran la misma afección van a presentar grados y tipos muy distintos de discapacidad, o incluso una combinación de varias discapacidades a la vez. Asimismo, normalmente cada paciente necesita que los sistemas se ajusten a medida que sus síntomas evolucionan con el tiempo, o bien recurrir a dispositivos nuevos.

Con el ánimo de solucionar esta situación, un consorcio de institutos de investigación, universidades y empresas privadas de siete países ha creado una plataforma de coste asequible y de escala variable que permite utilizar TA de un modo mucho más personalizado y flexible. Su sistema, desarrollado durante dos años en el marco del proyecto «Assistive technology rapid integration and construction set» (ASTERICS), al que la Comisión Europea adjudicó fondos por valor de 2,65 millones de euros, ya se está produciendo con fines comerciales, si bien se sigue investigando para introducir nuevas mejoras.

Sistemas de apoyo centrados en el usuario

«El mercado de las TA está registrando cambios drásticos. Por un lado, los dispositivos móviles como los teléfonos inteligentes y las tabletas están dominando el mercado, lo cual influye sobremanera en el mercado de las TA. Por otro lado, se están creando TA desde enfoques más flexibles y centrados en el usuario. De estos enfoques, el de ASTERICS es el primero y por tanto el más importante», aseguró el Sr. Parker, quien participó en la coordinación del proyecto.

A diferencia de los sistemas de TA tradicionales, la plataforma de ASTERICS se puede configurar para cubrir las necesidades concretas de cada usuario. Permite escoger entre una amplia variedad de sensores, desde simples interruptores o cámaras web hasta interfaces cerebro-ordenador (BCI), para interactuar con el sistema en función de los requisitos y las habilidades de cada individuo.

Los datos introducidos, con independencia de cómo se generen, son procesados por el «ASTERICS Runtime Environment» (ARE, «entorno de ejecución de ASTERICS»). El software se puede instalar con facilidad en cualquier ordenador que tenga Windows instalado y emplea los llamados «modelos», configurados para cada usuario, para procesar y ejecutar las órdenes del usuario -sea cual sea el dispositivo-, por ejemplo para regular el aire acondicionado o abrir una ventana de su domicilio.

Dichos modelos están construidos y configurados mediante un programa específico llamado «ASTERICS Configuration Suite» (ACS) que permite, a través de una interfaz gráfica, combinar varios complementos tipo «plug-in» para introducir datos, procesar señales o generar datos y conectar dichos complementos a través de canales de datos y eventos. Una vez completado un modelo, sencillamente se carga en la ARE, donde pueden almacenarse varios modelos, de manera que el usuario disponga de distintas opciones óptimas para cada uso.

También se han provisto módulos de extensión para conectar sensores, bien a la plataforma, bien a cualquier otro ordenador, a través de un cable USB estándar, y un accionador HID («dispositivo de interfaz humana»), una pequeña interfaz por USB que cumple la función de un dispositivo inalámbrico estándar tipo «plug-and-play» común en periféricos como el ratón, el teclado o el joystick.

«La aplicación de este sistema ha posibilitado el desarrollo in situ de las TA centrándose completamente en el usuario. Así, no es éste el que tiene que adaptarse al dispositivo, sino al revés. Esto es así hasta tal punto que el usuario, o su cuidador, puede incluso introducir por sí solo pequeñas adaptaciones conforme a cambios en su situación diaria -destacó el Sr. Parker-. Asimismo, el sistema puede adaptarse cada vez que cambia el estado del usuario, sea a mejor o a peor, por lo que ya no es necesario adquirir un dispositivo nuevo cada vez que cambia su estado o recuperar uno viejo aunque le plantee dificultades. Se puede seguir usando el sistema que le gusta y al que está acostumbrado, simplemente cambiando el modo de interacción o ajustando la configuración».

El equipo de ASTERICS consultó a personas afectadas por discapacidades motoras, cuidadores especializados y expertos en TA durante todo el proceso de diseño y desarrollo. Los prototipos se sometieron a pruebas en las que recibieron valoraciones extremadamente positivas.

«ASTERICS fue valorado muy positivamente por los usuarios. En el transcurso de las pruebas con usuarios les ofrecimos posibilidades impensables sin el sistema. Algunos de ellos han seguido utilizando el sistema ASTERICS después de las pruebas y se muestran muy satisfechos», afirmó el Sr. Parker.

Conviene destacar que la instalación del sistema es relativamente económica, pudiéndose aprovechar dispositivos que ya posea el usuario -como la cámara web de un portátil- para abaratarla aún más. El Sr. Parker calcula que la inversión media ascendería a unos quinientos euros para hacerse con un sistema adecuado (sin contar el coste de un ordenador portátil o de sobremesa), si bien podría elevarse a varios miles de euros si se precisa equipamiento más costoso como puede ser una interfaz cerebro-ordenador.

IMA, socio checo del proyecto, se ocupa actualmente de producir la maquinaria correspondiente con fines comerciales, incluyendo módulos de entrada y salida de datos para su uso con este sistema, mientras que Harpo, socio de Polonia, es el distribuidor principal del sistema al completo y presta servicios de adaptación y personalización.

Las miradas del equipo se centran ahora en prolongar su investigación y emprender un proyecto complementario tendente a ampliar el sistema a dispositivos móviles como teléfonos inteligentes y tabletas.

La investigación de ASTERICS fue subvencionada por el Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea.

Enlace al proyecto en CORDIS:

- el 7PM en CORDIS
- ficha informativa de ASTERICS en CORDIS

Enlace a la página web del proyecto:

- página web de «Assistive technology rapid integration and construction set»

Enlaces a archivos de imagen y sonido relacionados:

- vídeos relativos al proyecto ASTERICS

Otros enlaces:

- web de la Comisión Europea dedicada a la Agenda Digital

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba