Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

ERC

Reportaje destacado

Financiado con arreglo a: FP7-IDEAS-ERC

Artículos del CEI — Fortalecimiento del sistema inmunitario y de la investigación sobre vacunas

Las vacunaciones han resultado una herramienta excelente por lo que se refiere a mantener bajo control un gran número de enfermedades infecciosas muy dañinas. Sin embargo, aún quedan numerosas enfermedades, o patógenos, contra las que somos incapaces de generar inmunidad, es decir una protección de por vida. Con Croacia recién integrada en la Unión Europea, se encuentra en marcha una investigación financiada por el Consejo Europeo de Investigación (CEI) a cargo del profesor Stipan Jonjic y dedicada al descubrimiento de nuevas vacunas que ofrezcan una mejor protección. El profesor Jonjic es el primer beneficiario croata de una subvención del CEI en establecer su proyecto en Croacia.
Aparte de la protección que ofrece el sistema inmunitario innato, el organismo tiene la capacidad de adquirir inmunidad frente a patógenos concretos. Ese es el cometido de las vacunas. El profesor Jonjic y su equipo de investigación están estudiando las posibilidades que ofrece el uso de una versión debilitada o atenuada de citomegalovirus (CMV) como nuevo mecanismo de administración farmacológica, es decir, como vector de vacunas.

El profesor Jonjic, llamado STADVINN y emprendido en 2012 cuando éste ganó una subvención avanzada del CEI, tiene la finalidad de modificar el virus para que siga pudiendo reproducirse en su huésped e inducir una fuerte respuesta inmunitaria frente a infecciones especificas (una respuesta que el sistema inmunitario pueda recordar) a pesar de haberse debilitado lo suficiente para que sea inocuo, es decir, ya no constituya un patógeno.

«La idea surgió de mi interés desde hace mucho tiempo en la respuesta inmunitaria a patógenos víricos como el CMV, y más concretamente en los mecanismos empleados por estos virus "inmunosubversivos" para burlar el control del sistema inmunitario y pervivir en su huésped pese a que éste haya activado una respuesta inmunitaria con todas sus consecuencias», explicó el profesor Jonjic, que trabaja en la Facultad de Medicina de la Universidad de Rijeka (Croacia).

Virus para vacunas

El planteamiento del proyecto está centrado en un receptor llamado NKG2D que es expresado por las células asesinas naturales o NK (que forman parte del sistema inmunitario natural) y también por los linfocitos T CD8+, otro tipo de leucocito que forma parte de la respuesta inmunitaria adquirida. Estos linfocitos T son capaces de demorar su contacto con antígenos extraños procedentes de una infección, de tal manera que, si esta vuelve a producirse más adelante por acción del mismo patógeno, se puede controlar con rapidez.

«La inducción de linfocitos T CD8+ está reconocida ampliamente como un posible método preferente para el desarrollo de vacunas, sobre todo en el caso de aquellos patógenos contra los que las vacunas basadas en anticuerpos no proporcionan una protección suficiente. Así pues, los virus de herpes atenuados, entre los que se incluye el CMV, constituyen candidatos atractivos para su uso como vectores de vacunas contra una serie de infecciones relevantes en el ámbito clínico» explicó el profesor Jonjic.

«Hemos caracterizado varios genes de CMV implicados en la subversión de la respuesta inmunitaria dependiente de NKG2D y hemos observado la importancia de este receptor para el control inmunitario», señaló. «La idea principal que subyace a este proyecto emana de los datos que poseemos, que sugieren que un CMV vector que exprese NKG2D, al tiempo que carece de sus inhibidores víricos, posee enormes posibilidades de incrementar la eficiencia de la respuesta de los linfocitos T CD8+».

Uno de los peligros que plantea el uso de virus atenuados vivos como vectores es que el sistema inmunitario los controle con tanta efectividad que las vacunas no logren inducir una inmunidad suficiente frente a futuras infecciones. «Sin embargo, el vector de vacunas desarrollado por mi grupo, pese a estar controlado con eficiencia, sigue siendo capaz de activar una respuesta inmunitaria muy efectiva y brindar protección frente a infecciones provocadas por los virus no atenuados», añadió Jonjic.

«Ahora nos hemos propuesto probar este planteamiento de crear vectores de vacunas con varios antígenos microbianos y tumorales. Ya estamos trabajando en la transferencia de datos obtenidos del sistema del CMV de ratón a un vector basado en el CMV humano».

Una inyección de refuerzo

El profesor Jonjic confía en que la reciente adhesión de su país a la UE sirva como impulso para esta investigación y para otros investigadores de Croacia. «Me siento muy optimista y espero ilusionado que llegue el momento», manifestó. «Comunicarse libremente y traspasar fronteras son elementos esenciales de la ciencia. Los vínculos personales son muy importantes para una colaboración internacional de estas características. Cuando inicié mi carrera profesional en Alemania, recibí mucha ayuda de mis colegas alemanes. En la actualidad colaboro con científicos de los países vecinos, como Serbia, Eslovenia y Bosnia y Herzegovina».

«La ciencia croata posee un gran potencial, y el país ha alcanzado un gran éxito por lo que se refiere a percibir fondos para investigación de la UE. Pero la ciencia no se puede desarrollar sin movilidad. Puesto que Europa se compone de identidades diversas pero a la vez compartidas (cada país es único pero también europeo), la integración en la UE facilitará que estudiantes y jóvenes investigadores viajen e intercambien ideas», concluyó.

- Fuente: profesor Stipan Jonjic
- Coordinador del proyecto: Facultad de Medicina, Universidad de Rijeka (Croacia)
- Título del proyecto: «Strengthening adaptive immunity via innate immunity: enhancing the CD8 T-cell response by using the NKG2D ligand expressed in a herpes virus vector»
- Acrónimo del proyecto: STADVINN
- página web del coordinador del proyecto STADVINN
- Programa de financiación del 7PM (convocatoria del CEI): subvención avanzada (Advanced Grant) 2012
- Financiación de la CE: 1 754 897 euros
- Duración del proyecto: 5 años

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba