Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Desvelando los misterios de la cognición

En el complejo contexto del espacio y el tiempo, los estímulos visuales y auditivos son decisivos para ayudarnos a orientarnos o ubicar objetos. Se ha realizado una serie de experimentos en este campo que han revelado información nueva.
Desvelando los misterios de la cognición
Cuando extraviamos las llaves o buscamos determinado restaurante, a menudo nos cuesta mucho volver sobre nuestros pasos y recordar dónde se encuentra un objeto o cómo llegar a un lugar. En el proyecto «Multisensory integration in the cognitive representation of space» (MULTISENSORYSPACE), financiado con fondos comunitarios, se investigó la capacidad de la memoria para ubicar objetos y lugares. En el marco de este proyecto, se llevaron a cabo experimentos para evaluar el modo en que las personas codifican y recuerdan la posición y la identidad de elementos visuales, auditivos y táctiles.

Para empezar, se analizó si la localización auditiva es independiente del reconocimiento auditivo. Se constató que existe una asociación fascinante entre ambos, según la cual las características pertenecientes a la identidad de los sonidos se procesan de forma automática, aun cuando la tarea que se esté realizando no lo requiera. El equipo del proyecto también observó que la información acerca de la ubicación del sonido puede filtrarse y suprimirse de la representación de la memoria cuando no es relevante.

Seguidamente, el equipo estudió la relación entre tacto y ubicación; para ello, adaptó métodos que se habían utilizado con anterioridad en los contextos visual y auditivo. Se observó cómo funciona la memoria de las personas, que asocia un objeto y un lugar a la textura.

Otra parte del proyecto se centró en el procesamiento visual y auditivo durante la orientación espacial, o dicho de otro modo, la acción de situarse, por medio de pruebas en las que se utilizan laberintos virtuales e interactivos en tres dimensiones. Curiosamente, el equipo del proyecto observó que, si bien la información auditiva puede servir para desplazarse por un entorno virtual, la incorporación de información visual no mejora el rendimiento.

Por último, el equipo realizó experimentos en los que se tuvieron en cuenta el espacio y el tiempo en la memoria auditiva y visual. La información acerca del lugar y el momento en el que se producen los episodios parece estar relacionada, pero esta asociación solo se ha investigado en unos pocos estudios. También se investigó si la ubicación de los objetos y su orden temporal se codifican de forma conjunta o independiente.

Estos experimentos pueden resultar muy útiles a la hora de diseñar herramientas de orientación espacial más eficaces aplicadas a la ceguera, así como para avanzar en las estrategias de rehabilitación neuropsicológicas y en el diagnóstico. También resultan beneficiosos para explorar entornos espaciales multisensoriales, tanto reales como virtuales. El estudio también tenía por finalidad aportar información al debate teórico en torno a la representación cognitiva del espacio.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba