Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Validada una nueva herramienta por sónar que ofrecerá una mejor cartografía del lecho marino

La gestión sostenible de los recursos marinos, sometidos a la presión del cambio climático y de las actividades humanas, requiere la obtención rápida y económica de datos de alta resolución del lecho marino. Un nuevo proyecto de investigación ha examinado la viabilidad de los sónares multihaz para este propósito; para ello, se analizaron mediciones de macrófitos (algas) de todo el mundo.
Validada una nueva herramienta por sónar que ofrecerá una mejor cartografía del lecho marino
Todas las plantas acuáticas lo suficientemente grandes como para observarse a simple vista, por ejemplo, distintos tipos de algas, reciben el nombre de macrófitos. Su función es estabilizar los hábitats circundantes y preservar la biodiversidad y se emplean en los sectores químico, farmacéutico y alimentario. Sin embargo, los macrófitos son extremadamente sensibles a los cambios medioambientales. En el Ártico, donde los efectos del cambio climático son más apreciables, los macrófitos son unos indicadores importantes del estado del hábitat y de la fusión de los glaciares.

Los sónares se emplean habitualmente para cartografiar las poblaciones de macrófitos. El proyecto «Acoustic imaging of macrophytes and habitat investigation» (AIM-HI), financiado con fondos comunitarios, tenía por finalidad investigar la efectividad de una tecnología de reciente aparición: los receptores acústicos multihaz (RAMH). Esta herramienta permite analizar ecos acústicos procedentes del lecho marino y cualquier vegetación suprayacente a mucha distancia de la embarcación desde la que se lleva a cabo el estudio.

La ventaja de los RAMH con respecto a los receptores más antiguos de un solo haz es que permiten explorar mayores extensiones del lecho marino a más velocidad. Este factor resulta importante en zonas sensibles desde el punto de vista ecológico, así como en regiones alejadas y que presentan dificultades físicas. Los investigadores pretendían determinar la forma más adecuada de procesar grandes bancos de datos obtenidos mediante RAMH, evaluar la precisión de los resultados y las variaciones que ofrecen los diferentes tipos de herramientas de RAMH. Utilizaron bancos de datos de macrófitos árticos de Kongsfjord (Svalbard) y macrófitos de aguas templadas procedentes de la Columbia Británica y de las costas europeas junto con fotogramas y muestras biológicas para hallar respuestas.

Los investigadores del proyecto AIM-HI constataron que, dependiendo del tipo de sónar utilizado, hasta el 30 % de las mediciones realizadas con RAMH en los haces centrales pueden perderse o resultar alteradas por el ruido. Sin embargo, este problema se puede corregir fácilmente elaborando promedios de varias mediciones, para lo cual se aprovecha la mayor velocidad de adquisición de imágenes de los sistemas RAMH. Además, los RAMH pueden ofrecer fragmentos de los retornos acústicos en el conjunto de la columna de agua, lo que favorece una mejor caracterización del manto de macrófitos y de los sustratos del lecho marino.

En lo referente a la fiabilidad, los RAMH pueden captar imágenes a mayor distancia que los receptores de un solo haz. En cualquier caso, existe una «zona oscura» en un rango de ángulos intermedio donde los retornos acústicos de los macrófitos desaparecen.

En este proyecto de investigación se identificó una metodología de procesamiento común que puede aplicarse a todas las profundidades o entornos y que es posible adaptar a diferentes tipos de sónar. Los resultados ya se han compartido con los principales fabricantes de equipos de sónar. La tecnología RAMH también debería ser útil para los institutos marinos nacionales, organizaciones medioambientales y para aplicaciones industriales de los macrófitos en general.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba