Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La descomposición nocturna del almidón, asociada a la resistencia vegetal ante sequías

Las plantas que viven en condiciones secas cuentan con varias estrategias de adaptación que les permiten sobrevivir a la falta de agua, por ejemplo la absorción de dióxido de carbono (CO2) por la noche en lugar de por el día. Recientemente, el equipo responsable de un proyecto europeo investigó la genética subyacente a este sistema con el fin de comprender cómo está regulado.
La descomposición nocturna del almidón, asociada a la resistencia vegetal ante sequías
El metabolismo ácido de las crasuláceas (CAM) es un mecanismo de adaptación observado en ciertas plantas del desierto que les permite asimilar CO2 por la noche para así evitar la pérdida de agua debida a la transpiración. Se ha determinado que hay dos procesos importantes en la regulación de la CAM: la disponibilidad de almidón y el reloj interno del vegetal.

El proyecto titulado «Temporal regulation of starch degradation in CAM plants» (CAMSTAR) fue financiado por la Unión Europea con el cometido de investigar las rutas y los procesos moleculares excepcionales que rigen la CAM. El proyecto se centró en la genética de una planta modelo que realiza la CAM, Kalanchoe fedtschenkoi.

Se investigaron varias enzimas que se saben que son importantes en la degradación del almidón modificando artificialmente los genes que las codifican. Se observó que las plantas CAM preferían un método de degradación del almidón distinto al usado por las plantas que no realizan CAM.

Las indagaciones sobre los genes del reloj interno de K. fedtschenkoi sacaron a relucir que el funcionamiento de tal reloj supone un mecanismo de control determinante para la descomposición nocturna del almidón. Aquellas plantas que presentaban alguna deficiencia en ciertos genes de dicho reloj eran incapaces de ajustar la tasa de degradación del almidón como respuesta a cambios en la duración de las horas de oscuridad.

En definitiva, el equipo de CAMSTAR ofreció conocimientos más precisos sobre el modo en que estas plantas se sobreponen a las condiciones de aridez. La comprensión de los mecanismos empleados por las plantas para evitar el estrés hídrico constituye un paso importante de cara a crear por medios artificiales plantas de cultivo resistentes a las sequías.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba