Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Investigar los genes que determinan el estado de salud mental

Un grupo de científicos ha llevado a cabo una investigación concienzuda sobre dos posibles genes que condicionan la susceptibilidad a la esquizofrenia. Así se han logrado identificar los mecanismos esenciales que contribuyen al desarrollo de la esquizofrenia, un trastorno psiquiátrico debilitante y que supone un elevado coste en términos económicos.
Investigar los genes que determinan el estado de salud mental
A fin de documentar las correlaciones mecanicistas que intervienen en las anomalías cognitivas y en los fenotipos ligados a la esquizofrenia, los investigadores europeos se sirvieron de trabajos anteriores en el marco del proyecto SCHIZOGENES (Role of genetic interaction between COMT and Dysbindin in cognitive and schizophrenia-related abnormalities).

El equipo de investigadores elaboró un conjunto de tareas innovadoras con una elevada validez translacional para los estudios que se llevan a cabo en seres humanos. Realizaron estudios sobre los efectos de la carga memorística y los cambios ambientales, y diseccionaron automáticamente diferentes aspectos del control de la atención en ratones. Por medio de un sistema basado en el aprendizaje mecánico, lograron efectuar un análisis preciso de la cognición y las conductas sociales, aspectos esenciales que aparecen alterados en las personas que padecen esquizofrenia.

Se sometieron a examen dos genes de susceptibilidad, la catecol-O-metiltransferasa (COMT) y la disbindina (dys). En la esquizofrenia, el gen dys-1 actúa como puente entre los cambios en los sistemas dopaminérgico y glutamatérgico. Curiosamente, los genes COMT y dys interactúan, y una disminución de la expresión de uno de los dos produce ventajas en cuanto a la capacidad de memoria. Sin embargo, cuando se reduce la expresión de ambos genes, el resultado es un déficit de memoria.

La modificación de COMT puede modular la atención, la impulsividad, la respuesta al estrés, la compulsividad, la flexibilidad y la motivación, dependiendo del sexo del individuo y de diferentes factores ambientales. La reducción genética de la transcripción de COMT mejoró el cambio de la atención selectiva entre diferentes dimensiones perceptivas pero alteró el aprendizaje de inversión en serie.

Los investigadores también consiguieron predecir fenotipos genéticos en humanos utilizando modelos murinos. La reducción de la enzima COMT produjo un engrosamiento de la corteza prefrontal (CPF) en varones humanos sanos, pero no así en mujeres. El sexo del individuo también tuvo efectos sobre el genotipo en cuanto a las funciones cognitivas, como la memoria de trabajo. Además, la interacción entre los genes COMT y dys afectó a las conductas relacionadas con la CPF en los seres humanos.

La divulgación de los resultados del proyecto SCHIZOGENES se realiza a través de publicaciones, ponencias, presentaciones con carteles en congresos nacionales e internacionales y la obtención de subvenciones que permitan prolongar las investigaciones. La presentación de descubrimientos científicos en congresos nacionales e internacionales ha propiciado el intercambio de conocimientos con otros laboratorios europeos. La labor de este proyecto ha contribuido al Espacio Europeo de Investigación y ha impulsado la transferencia de recursos y conocimientos que harán avanzar la investigación en el campo de la neurofisiología.

Los datos del proyecto SCHIZOGENES se han sumado a una plataforma de conocimiento sobre los mecanismos específicos que contribuyen a la aparición de enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia. La identificación de grupos de seres humanos con los perfiles genéticos relevantes que se indican en el estudio permitirá dirigir las investigaciones por el camino de estrategias terapéuticas más efectivas.

Información relacionada

Palabras clave

Psiquiátrico, esquizofrenia, gen, anomalías cognitivas, COMT, disbindina
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba