Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

¿Qué tienen las personas bilingües que no tengan los que hablan sólo un idioma?

Un proyecto financiado por la UE pretende determinar cómo afecta el bilingüismo de infancia a la inhibición de la conducta y la flexibilidad cognitiva. Otro de las cuestiones a investigar consiste en determinar si estas capacidades cognitivas tienen valor predictivo para la comprensión de las diferencias individuales en lo relativo a los resultados en el aprendizaje de lenguas extranjeras.
¿Qué tienen las personas bilingües que no tengan los que hablan sólo un idioma?
Para alcanzar tales objetivos, el proyecto «Bilingualism, foreign language learning and executive control» (PREDICTING FLL) ha llevado a cabo dos estudios experimentales a gran escala en los que se comparó a personas que sólo hablan inglés con tres grupos de personas bilingües. En el caso de los últimos, los pares de lenguas eran hebreo e inglés, español e inglés, y mandarín e inglés. El método se sustenta en una investigación reciente que apunta que las personas bilingües podrían disfrutar de una función ejecutiva más desarrollada; dicha función es un conjunto de mecanismos generales de control que regulan la cognición y la conducta. La premisa consiste en que mediante el uso de estos mecanismos de control básico se facilita la gestión de la competencia entre dos idiomas.

El primero de los estudios, en el que se comparaba a los hablantes monolingües con el grupo bilingüe con competencia en hebreo e inglés, reveló que estos últimos tenían una mayor capacidad para inhibir información en un ejercicio en el que se pedía un cambio dinámico entre diversos conjuntos de tareas. En el segundo estudio, se comparaba a los hablantes monolingües de inglés con los grupos de hablantes de español e inglés y de mandarín e inglés.

Tratados en conjunto, los resultados de los estudios llevados a cabo hasta hoy apuntan a que ser bilingüe desde niño ejerce una influencia positiva en habilidades cognitivas básicas como la inhibición y la flexibilidad cognitiva. Sin embargo, esta influencia no resulta uniforme en todos los grupos bilingües. Los investigadores del proyecto creen que esto puede deberse a las particularidades de la experiencia bilingüe de cada persona.

Respecto al segundo propósito del proyecto —comprender en mayor medida la posible relación de las funciones ejecutivas en el aprendizaje de lenguas extranjeras—, los integrantes del equipo realizaron un estudio entre estudiantes cuya lengua materna es el hebreo. Todos los alumnos de este grupo habían estudiado inglés como lengua extranjera en un marco de enseñanza formal. Aún se están analizando los datos arrojados por el estudio, y también se está realizando un segundo estudio que recopila datos sobre estudiantes universitarios con el árabe como lengua materna que han aprendido el hebreo como segunda lengua.

Los resultados de la primera fase del estudio contienen implicaciones aplicables en las políticas y la planificación lingüísticas a todos los niveles, desde el individual hasta a niveles nacionales. Además, nos ofrecen indicios sobre en qué manera las experiencias vitales pueden afectar a las funciones cognitivas. De los resultados de la segunda fase de la investigación se espera que ayuden a ampliar los actuales modelos sobre los fundamentos cognitivos y cómo estos propician un buen rendimiento a la hora de aprender una lengua extranjera. Así, estos resultados podrían ofrecer la base para configurar un nuevo método pedagógico en la enseñanza de lenguas extranjeras.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba