Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP7

CETIEB — Resultado resumido

Project ID: 285623
Financiado con arreglo a: FP7-ENVIRONMENT
País: Alemania

Retroadaptación de edificios para mejorar el clima interior

Los europeos pasan más del 90 % del tiempo en espacios interiores, sea trabajando, en tránsito o disfrutando de actividades de ocio. Por motivos sanitarios y de comodidad, es importante vigilar y controlar esos entornos de un modo rentable y eficiente desde el punto de vista energético.
Retroadaptación de edificios para mejorar el clima interior
Las reformas destinadas a mejorar el rendimiento energético de los edificios pueden provocar un aislamiento excesivo que, en consecuencia, depare unas tasas de renovación del aire inferiores a las necesarias, lo cual degrada la calidad del ambiente en el interior. El proyecto financiado con fondos europeos CETIEB (Cost-Effective Tools for Better Indoor Environment in Retrofitted Energy Efficient Buildings) abordó este problema mediante el desarrollo de técnicas de vigilancia inteligente y de métodos activos y pasivos para mejorar el ambiente en interiores.

Para empezar, el equipo responsable definió parámetros relevantes relacionados con la calidad de los ambientes interiores, los beneficios que aporta la retroadaptación de edificios, lagunas legislativas existentes y estrategias diversas para mejorar el ambiente en interiores. Sus hallazgos se han resumido en una serie de directrices y se han dado a conocer a la opinión pública. También se pueden consultar en el sitio web de CETIEB.

Vigilancia y control del ambiente interior

Se desarrollaron y evaluaron varios sistemas de vigilancia rentables y sencillos de usar. Se trata de sensores avanzados capaces de detectar compuestos orgánicos volátiles (COV) y de percibir la luminosidad; un sistema por infrarrojo que vigila los flujos de energía y la temperatura; y sensores comerciales de dióxido de carbono, luz ultravioleta y velocidad del aire. También se creó un programa de conectividad (middleware) con el que los usuarios pueden vigilar y controlar el ambiente interior. Este programa se pondrá a la venta para empresas de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

Un sensor avanzado para mayor precisión

Un adelanto técnico especialmente prometedor consiste en un avanzado sensor espectrométrico por infrarrojos que es capaz de detectar COV incluso en cantidades de 2 ppm. Si bien no cuenta con la precisión de las matrices de sensores Total VOC MOX, este nuevo sensor ofrece la ventaja de aprovechar el espectro para distinguir diferentes sustancias de manera sencilla.

«Los sensores de COV que existen ahora son precisos, pero no permiten determinar la causa de la contaminación en el interior. En cambio, nuestro sensor permite averiguarla sin lugar a dudas», asegura el Dr. Jürgen Frick, coordinador del proyecto y jefe del Departamento de energía, clima y bienestar de la Universidad de Stuttgart.

Dicho sensor podría emplearse en distintas aplicaciones médicas y de seguridad. De hecho, ya se está suministrando a varias empresas en régimen de OEM (siglas inglesas de fabricante de equipos originales). Se trata de un microespectrómetro compacto el cual consiste en un detector que lleva integrado un filtro Fabry-Pérot MEMS (sistema microelectromecánico) sobre un chip. Su coste es menor que el de los sistemas disponibles en la actualidad.

Mantener una temperatura confortable

Otro logro innovador es el sistema de confort térmico por infrarrojo que se ha desarrollado. Normalmente, los sensores térmicos se encuentran solo en paredes y ofrecen una cobertura limitada. En cambio, este sistema por infrarrojo explora la estancia en su totalidad, incluso las paredes y el suelo, y evalúa el confort térmico en las distintas zonas. Puede, por ejemplo, tener en cuenta el efecto de la luz solar incidente, que podría estar calentando solo una parte de la sala, o posibles diferencias entre la temperatura que resulta cómoda para un profesor (quien podría estar de pie y moviéndose) y para un alumno (quien probablemente esté sentado y sin moverse). Con este sistema se ha logrado un ahorro energético del 15 % en las pruebas realizadas, y sus creadores (de la Università Politecnica delle Marche, en Ancona, Italia) han solicitado patentarlo y se proponen constituir una empresa derivada.

Nuevos sistemas aislantes y de filtrado

CETIEB también ha desarrollado un sistema pasivo de escayola que consta de tres capas en estructura de sándwich, que reduce las variaciones de la temperatura y la humedad del interior y que elimina los polutantes del aire mediante una actividad fotocatalítica. Es especialmente prometedor el mortero aislante que se ha creado; es de origen totalmente mineral y constituye la primera capa funcional del sistema. En pruebas posteriores al cierre del proyecto demostró una conductividad térmica de 0,060 W/(mK), mientras que el valor registrado con las escayolas convencionales que contienen poliestireno se sitúa en 0,066 W/(mK). Schwenk Putztechnik GmbH & Co. KG, que creó esta capa aislante, se propone comercializar en Suiza y Alemania productos que la incluyan.

Otro sistema de control activo que se ha desarrollado es un prototipo de filtro biológico de aire. Filtra, depura, humidifica y oxigena el aire que pasa por él, reduciendo así en hasta un 50 % la concentración de COV.

CETIEB nos ha situado un paso más cerca de poder construir edificios con un balance energético neutro que, además, ofrezcan mejores condiciones para la salud y la comodidad de los europeos que los ocupen. A la larga, ello impulsará la productividad laboral y reducirá las bajas por enfermedad, los costes de índole médica y el riesgo de posibles responsabilidades legales.

Información relacionada

Palabras clave

CETIEB, eficiencia energética, edificios, COV, aislamiento, ambiente interior, salud
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba