Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP7

QUALIREDFRUITS — Resultado resumido

Project ID: 262030
Financiado con arreglo a: FP7-SME

Nuevas y mejores frambuesas para Europa

Europa está perdiendo terreno en la batalla por la frambuesa. Un proyecto de la UE ayudará a los productores a revertir la situación gracias al desarrollo de variedades más sanas con menos suplementos químicos.
Nuevas y mejores frambuesas para Europa
Las frambuesas se han tenido siempre en alta estima y ahora se consideran prácticamente un suplemento dietético, lo que aumenta aún más su valor, que ya es de por sí elevado. Sin embargo, Europa está perdiendo cuota de mercado frente a la competencia internacional. La solución pasa por producir mejores frambuesas que sean más saludables para los consumidores y el medio ambiente.

Por esa razón, la UE ha financiado el proyecto «New agricultural practices for quality production of red fruits enriched in healthy compounds» (QUALIREDFRUITS) . Ya concluido, el proyecto se desarrolló a lo largo de dos años y reunió a cinco organismos de investigación y siete pequeñas y medianas empresas PYME de siete países de la UE.

Los consumidores desean frutas ricas en antioxidantes que se cultiven de forma segura para el medio ambiente. Al respecto, el proyecto se marcó dos objetivos principales. En primer lugar, comparar el contenido de antioxidantes de las variedades actuales de frambuesa. Su otro centro de atención fue el diseño de métodos de cultivo adaptados a las variedades seleccionadas mediante el empleo de microorganismos beneficiosos que, además, potenciaran las defensas naturales de la propia planta. Estas prácticas reducirían en gran medida el uso de productos químicos y crearían variedades productivas con un mayor nivel de antioxidantes.

De las cien variedades iniciales, se escogieron treinta y siete para realizar pruebas más exhaustivas, con lo que se obtuvo una preselección de variedades que se podrían cultivar con objetivos distintos, como por ejemplo su tamaño, su contenido en antioxidantes o su uso posterior en cruces con otras variedades. Se probaron distintos componentes químicos que estimulaban las defensas de la planta y se comprobó que varios de ellos reducían los estragos causados por la infección micótica que produce la putrefacción de las raíces. El proyecto también halló indicadores de compatibilidad entre estos agentes químicos y la biotización, como por ejemplo el uso de microorganismos beneficiosos. Aunque las pruebas de campo realizadas en cinco países arrojaron resultados distintos en función de la región, en líneas generales quedó demostrada la efectividad de la combinación de estos métodos. A partir de ahí, se elaboró un protocolo específico para PYME, se seleccionaron las variedades más adecuadas para cada ubicación y se diseñaron métodos de cultivo específicos para estas zonas.

Asimismo, en el marco del proyecto QUALIREDFRUITS se debatieron distintas opciones para la protección de la propiedad intelectual. Sin embargo, ante los escollos encontrados, el proyecto optó en un primer momento por los acuerdos de promoción y consolidación, en vez de centrarse en la protección en sí misma. Otra cuestión pendiente es saber si los rasgos procedentes del cruce de variedades son lo suficientemente heredables como para justificar que se patente la variedad.

A la vista de los resultados del proyecto, del estado avanzado del mecanismo de certificación objeto de consideración en estos momentos y de los análisis de mercado realizados, Europa podría estar perfectamente a las puertas de conseguir variedades superiores de frambuesa ricas en antioxidantes. A la larga, estas nuevas variedades podrían suponer una mayor cuota de mercado para las PYME europeas.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba