Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP7

Reportaje destacado

Financiado con arreglo a: FP7-ICT

Feature Stories - Segunda oportunidad para los enfermos de insuficiencia renal

La enfermedad renal en etapa terminal constituye un problema de salud pública en todo el mundo. Se calcula que 2,4 millones de pacientes se someten a diálisis. Por añadidura, el número de casos se encuentra en alza (7-8 % al año) por efecto del envejecimiento poblacional y de la creciente prevalencia de la diabetes. El proyecto NEPHRON+ mejorará la vida de esos pacientes al desarrollar un riñón artificial acoplable al usuario y equipado con tecnologías de la información y la comunicación para habilitar el seguimiento a distancia.
Feature Stories - Segunda oportunidad para los enfermos de insuficiencia renal
Una de cada diez personas acaba por padecer enfermedad renal crónica, una enfermedad cuyas consecuencias sanitarias pueden ser pésimas.

De hecho, si no se trata adecuadamente, puede ser mortal. Y aun así, ni siquiera los mejores tratamientos disponibles están exentos de deficiencias. Los afectados necesitan ser tratados con una máquina de hemodiálisis, sea en casa o en un centro médico, en muchos casos incluso cada cuatro horas. Así pues, estos pacientes pasan buena parte de su vida conectados a esta clase de maquinaria. Por si fuera poco, para una persona de veintitantos años enferma de insuficiencia renal, la esperanza de vida no supera los veinte años, salvo que tengan la fortuna de recibir un órgano donado.

Pero toda esta situación podría cambiar. Un consorcio de investigación que cuenta con financiación de la Unión Europea está construyendo un riñón artificial ponible que otorgaría a los pacientes de hemodiálisis una vida más plena y activa y, además, añadiría a su esperanza de vida entre diez y dieciséis años.

La hemodiálisis para llevar del futuro

El WAKD (Wearable Artificial Kidney Device, o «dispositivo de riñón artificial ponible») de NEPHRON+ se encuentra ya en fase de pruebas con animales y después deberá superar varias rondas de rigurosos ensayos en humanos antes de que se considere listo para su uso por enfermos renales. No obstante, el proyecto ya ha llegado a un punto en el que sus socios comerciales están dispuestos para llevar esta tecnología a una etapa más avanzada. Según informó Leonidas Lymberopoulos, coordinador del proyecto, la incidencia de la insuficiencia renal está en aumento y los centros médicos se ven obligados a dar con tratamientos más rentables y efectivos; por ello, el mercado para estos dispositivos de hemodiálisis acoplables al usuario podría estar valorado incluso en 15 000 millones de euros al año.

Las ventajas de una máquina de hemodiálisis ponible

El sistema de NEPHRON+ funciona como las máquinas convencionales de hemodiálisis: extrae la sangre del paciente, la hace circular por una serie de filtros, extrae los productos de desecho que en un individuo sano son excretados en la orina y comprueba que la tensión arterial del usuario esté en un rango seguro. El paciente puede consultar los datos relativos a su chequeo en su teléfono móvil. Es más, esos datos pueden remitirse al especialista a cargo del paciente, de tal modo que su estado podrá supervisarse en todo momento. Asimismo, el dispositivo ponible reducirá las probabilidades de que el paciente tenga que acudir de urgencia a un centro médico, ya que una hemodiálisis continua es mucho más eficaz que un tratamiento intermitente.

Según explicó Frank Simonis, director técnico de NEPHRON+: «La hemodiálisis permanente que permite un dispositivo ponible supone una extracción uniforme de toxinas a lo largo del día, de modo similar a la función realizada por un riñón natural. Ello mejora enormemente el estado de salud y elimina el "síndrome post-diálisis" que tantos pacientes sufren».

El Dr. Lymberopoulos señaló que el coste de atender a cada enfermo renal disminuirá, al reducirse también los costes de las instalaciones, el personal de enfermería y la necesidad de recetar medicamentos. Concretamente, se prevé que la atención sanitaria se abarate entre 15 000 y 20 000 euros por paciente y año. Puesto que en Europa hay 340 000 pacientes de esta clase, el ahorro annual ascendería a entre 5 000 y 7 000 millones de euros.

Y lo que es más importante, según indicó Anastasia Garbi, ex directora del proyecto, «el paciente podrá llevar una vida más normal, trabajar y hacer ejercicio sin necesidad de someterse a prolongadas visitas periódicas al centro de hemodiálisis».

La investigación de NEPHRON+ fue subvencionada por el Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea.

Enlace al proyecto en CORDIS:

- el 7PM en CORDIS
- ficha informativa del proyecto NEPHRON+ en CORDIS

Enlace a la página web del proyecto:

- página web de «ICT enabled Wearable Artificial Kidney and Personal Renal Care System»

Otros enlaces:

- web de la Comisión Europea dedicada a la Agenda Digital

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba