Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Una supernova tenue y pobre en hidrógeno puede ayudar a resolver el misterio de los rayos gamma

Un equipo de científicos ha determinado que una supernova llamada SN 2008ha, observada por primera vez en noviembre de 2008, es una supernova tenue y pobre en hidrógeno. Su descubrimiento, financiado parcialmente por el Sexto Programa Marco (6PM) de la Unión Europea, podría re...

Un equipo de científicos ha determinado que una supernova llamada SN 2008ha, observada por primera vez en noviembre de 2008, es una supernova tenue y pobre en hidrógeno. Su descubrimiento, financiado parcialmente por el Sexto Programa Marco (6PM) de la Unión Europea, podría relacionar estas características con un grupo de estallidos cósmicos de rayos gamma, aportando datos de gran importancia para la comprensión de este antiguo misterio. El estudio ha sido publicado en la revista Nature. Las supernovas son explosiones estelares que indican a menudo el colapso gravitatorio repentino de una estrella cuyo tamaño es, como mínimo, ocho veces el del Sol, y que dan lugar a explosiones de radiación tan fuertes que pueden eclipsar brevemente una galaxia. Las supernovas están clasificadas en varios tipos, determinados por el perfil de los elementos químicos que aparecen en sus espectros. La presencia o ausencia de hidrógeno es un factor importante en esta clasificación. Las estrellas que experimentan un colapso gravitatorio al final de su ciclo vital forman un agujero negro y, al mismo tiempo, expulsan sus capas exteriores a una velocidad increíblemente alta: hasta el 10% de la velocidad de la luz. La energía liberada por tal explosión es mayor que la que el Sol posee y emitirá durante todo su ciclo vital. Un análisis de la SN 2008ha, llevado a cabo por investigadores del Reino Unido, Italia, Alemania, España, Finlandia y Estados Unidos, mostró que la explosión tuvo una energía aproximadamente cien veces menor a la habitual. Los científicos reunieron datos sobre el fenómeno registrados por el Observatorio de Calar Alto de España, el Telescopio Nazionale Galileo, el Telescopio Nórdico Óptico y el Telescopio Liverpool, situados en las Islas Canarias (España), y por el Telescopio Copérnico (Italia). Sus hallazgos indicaron que, a pesar de que las supernovas de baja energía y baja luminosidad normalmente contienen hidrógeno, la SN 2008ha no lo contiene. La carencia de hidrógeno es importante, ya que indica que la estrella debió haber perdido todas sus capas exteriores antes de que ocurriera la explosión. Los investigadores aventuran que la estrella supernova, tenue y pobre en hidrógeno, pudo haber sido una estrella masiva moderada en un sistema binario, en cuyo caso las capas exteriores se habrían perdido a través de interacciones con las estrellas acompañantes. También es posible que la estrella progenitora fuera muy masiva; vientos estelares podrían haberla despojado de su envoltura antes del colapso del núcleo estelar. En este caso, el agujero negro resultante consumiría la mayor parte del material radioactivo creado durante la supernova. Curiosamente, los astrónomos encontraron muy pocas pruebas de material radioactivo en las expulsiones de la SN 2008ha. Si fuera cierto que se trataba de una estrella muy masiva, la SN 2008ha podría ayudar a los astrónomos a comprender mejor la conexión entre las supernovas y un grupo de estallidos cósmicos «largos» (de una duración de varios segundos) de rayos gamma. Los astrónomos creen desde hace un tiempo que hay una conexión entre los estallidos de rayos gamma y las explosiones potentes de supernovas, pero en los últimos años se han detectado dos estallidos largos de rayos gamma que no estaban acompañados de supernovas muy enérgicas y luminosas. Esto pareció indicar que los estallidos podrían estar asociados a un tipo de supernova tenue. No obstante, hasta ahora, las supernovas tenues observadas estaban siempre repletas de hidrógeno. En presencia de una envoltura de hidrógeno se impide la formación de estallidos de rayos gamma. «La existencia de supernovas deficientes en hidrógeno como la SN 2008ha podría ayudar a resolver este misterio», afirmó Stefan Taubengerger, uno de los investigadores del Instituto Max Planck de Astrofísica, de Alemania. «Las futuras observaciones de eventos similares nos ayudarán a comprender si son una forma de explosión termonuclear, supernovas de baja luminosidad con colapso de núcleo estelar de estrellas despojadas de masa moderada, o la muerte de estrellas muy masivas que producen la formación y el retroceso de agujeros negros», concluye el estudio.

Artículos conexos