Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La Comisión declara que 11 Estados miembros cumplen las condiciones necesarias para adoptar la moneda única europea

El 25 de marzo de 1998 la Comisión Europea publicó su informe sobre convergencia económica en Europa. En dicho informe se declara que 11 Estados miembros cumplen las condiciones necesarias para adoptar la moneda única, el euro, el 1 de enero de 1999.

Según este documento, Bél...
El 25 de marzo de 1998 la Comisión Europea publicó su informe sobre convergencia económica en Europa. En dicho informe se declara que 11 Estados miembros cumplen las condiciones necesarias para adoptar la moneda única, el euro, el 1 de enero de 1999.

Según este documento, Bélgica, Alemania, España, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos, Austria, Portugal y Finlandia han alcanzado el nivel suficiente de convergencia económica estipulado por el Tratado de Maastricht. La lista final de los países que participarán en la moneda única será confirmada el 2 de mayo de 1998, tras una serie de reuniones extraordinarias del Consejo de Europa (jefes de Estado y de gobierno), el Parlamento Europeo y el Consejo Ecofin (Ministros de Economía).

Por lo que respecta a los restantes Estados miembros, Dinamarca y el Reino Unido han ejercido su derecho de no participar en la Unión Económica y Monetaria, al menos en su primera fase. La Comisión ha declarado que Grecia y Suecia no podrán participar en enero de 1999, debido a que no satisfacen aún las condiciones necesarias.

Si todos los países identificados por la Comisión deciden participar desde el principio, se creará una zona euro de casi 300 millones de habitantes, a la que corresponderá el 19,4% del PIB mundial y el 18,6% del comercio mundial. Cabe destacar que, aunque se podrán realizar operaciones bancarias y contables en el euro desde el 1 de enero de 1999, la circulación de billetes y monedas en la nueva denominación no comenzará oficialmente hasta el 1 de enero del año 2002.

En opinión de la Comisión, este informe demuestra que Europa está experimentando una saludable recuperación económica y que los esfuerzos realizados por los Estados miembros a fin de preparar sus economías para la introducción del euro han contribuido a la buena situación económica de Europa en la actualidad.

Las previsiones económicas de la Comisión señalan que esta recuperación debería seguir afianzándose como consecuencia de la baja inflación, las condiciones monetarias favorables, la fuerte rentabilidad y la demanda externa sostenida. La Comisión prevé un crecimiento del 2,8% en 1998 y del 3,0% en 1999, con la consiguiente creación de más de 3,4 millones de puestos de trabajo. Estos resultados positivos demuestran los efectos benéficos de la escasa inflación y del saneamiento de las finanzas públicas tanto por lo que se refiere a la inversión como al crecimiento.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba