Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Hacia un mayor protagonismo de la mujer en la ciencia y la investigación

Más de 300 personas -la inmensa mayoría mujeres- participaron en la conferencia sobre "La mujer y la ciencia", que se celebró en Bruselas los días 28 y 29 de abril de 1998, organizada conjuntamente por la Comisión Europea y el Parlamento Europeo, con objeto de examinar las fac...
Más de 300 personas -la inmensa mayoría mujeres- participaron en la conferencia sobre "La mujer y la ciencia", que se celebró en Bruselas los días 28 y 29 de abril de 1998, organizada conjuntamente por la Comisión Europea y el Parlamento Europeo, con objeto de examinar las factores que desaniman a las mujeres de seguir una carrera de ciencias y limitan el progreso de las que lo hacen, así como debatir medidas para mejorar la situación de la mujer en la ciencia europea.

Si bien todos los participantes estuvieron de acuerdo en que las mujeres eran una minoría en la comunidad científica de Europa, se expusieron numerosos motivos para explicar esta situación y diferentes puntos de vista sobre las medidas para rectificarla. Mientras que algunos participantes estaban a favor de asignar financiación pública a las investigaciones realizadas por mujeres, otros consideraban que sus objetivos se podrían alcanzar mejor a través de un proceso de sensibilización, en particular en las comunidades científicas, sobre la contribución de las investigadoras. Muchos señalaron que las mujeres no han recibido el reconocimiento, por ejemplo a través de la recompensa de los Premios Nobel, que sus logros científicos merecían.

La recopilación y el análisis de las estadísticas que ilustran la situación de la mujer en la ciencia, particularmente a nivel europeo, no están todavía suficientemente perfeccionados para permitir un examen a fondo de la situación. En la conferencia se hizo un llamamiento para que se concediera mayor prioridad a la recopilación de estos tipos de datos. Es evidente, sin embargo, que la distinción entre hombres y mujeres comienza en la educación, eligiendo los niños probablemente más temas científicos que las niñas. En la universidad, la proporción de hombres que estudian ingeniería y ciencias naturales es mucho más elevada que la de mujeres, aunque no ocurre así en medicina. Las cifras de mujeres científicas en el empleo son mucho más desiguales y tienden a ser más de ámbito nacional que europeo. No obstante, ponen de manifiesto que hay menos mujeres que hombres en puestos científicos y que las que trabajan en este sector tienden a ocupar puestos de nivel más bajo. (Las cifras demuestran que las investigadoras están mucho mejor situadas a todos los niveles en Europa meridional que septentrional). Además, los estudios han demostrado que las mujeres pueden necesitar mucha más experiencia o realizar mucho más trabajo que los hombres para acceder a una financiación o una promoción.

Inauguraron la conferencia Eryl McNally y Godelieve Quistoudt-Rowohl, dos antiguos miembros del Comité de Investigación del Parlamento Europeo. Para la Sra. McNally, socialista, los altos funcionarios encargados de la toma decisiones y los directores de investigación deben concentrarse más en la igualdad de oportunidades en los sectores científicos que tienen a su cargo. En opinión de la Dra. Quistoudt-Rowohl, cristianodemócrata, mientras los programas de investigación de la UE se basen en el criterio de la excelencia científica, lógicamente no se tendrá en cuenta la discriminación de la mujer. Para ella, las mujeres deben demostrar que pueden cumplir esos criterios de excelencia por derecho propio.

Edith Cresson, Comisaria Europea encargada de ciencia, investigación e innovación, educación, formación y juventud, casualmente la primera mujer que asumió la dirección de los programas de investigación de la UE, presentó varias iniciativas propuestas por la Comisión para alentar la participación femenina en el V Programa Marco de IDT. El nuevo programa, que se ha de poner en marcha al comienzo de 1999, es el primero que se concentra específicamente en satisfacer las necesidades de los ciudadanos y la industria europeos. Según la Sra. Cresson, el hecho de que el 51% de los ciudadanos europeos sean mujeres significa que el nuevo programa debe abordar sus necesidades y en su opinión la cuestión de la mujer en la investigación debe comprender no sólo la investigación realizada "por" mujeres, sino también la investigación "para" y "sobre" las mujeres.

En el ámbito del V Programa Marco, la Comisaria acogió con satisfacción la enmienda introducida por la Sra. McNally, que exigirá igualdad de oportunidades a lo largo de toda la aplicación del Programa y que ya han aceptado el Consejo y el Parlamento. Para llevar esto a cabo, la Comisión propone medidas encaminadas a fomentar la participación de mujeres en proyectos; recopilar estadísticas sobre la participación de mujeres en los programas; asegurar una proporción importante de mujeres en sus órganos asesores y consultivos, incluidos los nuevos Grupos Consultivos, los evaluadores de proyectos y los grupos de evaluación de cada programa. Se prestará particular atención a los sectores de interés para la mujer en los distintos programas, sobre todo en los campos de investigación socioeconómica del programa "Fomento del potencial humano".

La aplicación de estas medidas estará coordinada por un nuevo "Observatorio Europeo de la Mujer y la Ciencia", establecido en el seno de la Comisión y orientado al Programa Marco en conjunto. En toda la UE se creará una red de la mujer y la ciencia que permita intercambios y la coordinación de iniciativas nacionales. En esta red podrán participar tanto personas particulares como organizaciones activas en el sector, incluidas muchas de las presentes en la conferencia. A fin de asegurar una mayor sensibilización, así como un debate político de las medidas propuestas, la Sra. Cresson presentará en breve a la Comisión una comunicación sobre el tema. En ella no sólo se abordará la situación de la mujer en la investigación, sino también el sistema educativo que parece desanimarlas de estudiar ciencias aplicadas e ingeniería.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba