Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La ruta de transmisión materna de la EEB continúa siendo un misterio

Según el Comité directivo científico (SSC) de la Comisión Europea, Dirección General XXIV Política de los consumidores y protección de la salud no se sabe a ciencia cierta que el contagio de la EEB, en el que contribuyen una variedad de mecanismos, se transmita por vía directa...
Según el Comité directivo científico (SSC) de la Comisión Europea, Dirección General XXIV Política de los consumidores y protección de la salud no se sabe a ciencia cierta que el contagio de la EEB, en el que contribuyen una variedad de mecanismos, se transmita por vía directa antes o después del nacimiento por lo que debería ser objeto de futuras investigaciones.
El SSC acaba de publicar su respuesta a la pregunta: "¿Cuál es la naturaleza y el alcance de los riesgos de transmisión vertical (incluyendo el semen, embriones y otras formas de transmisión materna) del agente de la EEB entre el ganado o entre pequeños rumiantes de la misma especie, según los datos actuales?"
De acuerdo con los datos disponibles en la actualidad, el SSC concluyó que:
- Los resultados de todos los estudios epidemiológicos llevados a cabo hasta la fecha han sido constantes, con un índice del aumento de riesgo de transmisión por parte de la madre de aproximadamente el 10 por ciento, cuando el intervalo de tiempo entre el nacimiento de las crías y la aparición de síntomas clínicos de la EEB no pasa de los 12 meses. Cuando el periodo de tiempo es mayor, este índice se reduce. No se sabe con seguridad si el contagio de la EEB se transmite directamente antes del nacimiento, o después de éste mediante una serie de mecanismos diferentes (por ejemplo, la infección de terneros a través de material contaminado, ambiente contaminado con sangre, heces, alimentos infectados, etc.), por lo que deberían efectuarse más investigaciones al respecto;
- No existen datos científicos que respalden la hipótesis de que los terneros infectados sean excesivamente sensibles a la infección de base genética;
- Sobre la base de los pocos datos disponibles, parece que no existe un riesgo importante de que las crías de animales que hayan contraído la EEB desarrollen esta enfermedad. Por eso, improbable que el semen constituya un factor de riesgo para la transmisión;
- Los resultados preliminares de un estudio todavía incompleto sobre la transferencia embrionaria sugieren un que existe un riesgo extremadamente bajo de transmisión de la enfermedad (95%, margen de fiabilidad: 0-1.5%). Estos resultados son consecuentes con la posibilidad de que la transmisión por vía materna se produzca en una etapa más avanzada del período de gestación, ya sea durante o en el periodo siguiente al nacimiento del animal;
- Es poco probable que la EEB se transmita como resultado de la inseminación artificial de semen de toros afectados por la enfermedad que se encuentran en las primeras etapas del periodo de incubación;
- La transmisión de EEB a través de embriones es improbable, si se han seguido los protocolos establecidos por la Sociedad internacional de transferencia embrionaria (IETS).
El grupo de trabajo del SSC preparó un documento, "Informe sobre la posible transmisión vertical de la encefalopatía espongiforme bovina", en el cual se recomienda con insistencia que deberían comenzarse o ampliarse las investigaciones en las esferas donde haya "déficits de conocimiento", y que se preste especial atención a:
- Pruebas relativas al grado de contagio del semen, embriones, calostro (las primeras secreciones de leche después del parto) y la leche de animales de varias edades, sin una barrera de especies y mediante la ruta de transferencia intracerebral;
- Los análisis epidemiológicos de los datos disponibles de semen y embriones comerciados.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba