Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

El Comité muestra su preocupación por los nuevos niveles de emisiones

El Comité Económico y Social del Consejo de Ministros está mostrando su preocupación por los nuevos niveles de emisiones que están alcanzando diversas categorías de combustibles, según expresó el propio Comité en su Opinión sobre la Propuesta de la Comisión Europea para restri...
El Comité Económico y Social del Consejo de Ministros está mostrando su preocupación por los nuevos niveles de emisiones que están alcanzando diversas categorías de combustibles, según expresó el propio Comité en su Opinión sobre la Propuesta de la Comisión Europea para restringir las emisiones atmosféricas de ciertos contaminantes procedentes de grandes instalaciones de combustión.
El Comité da una bienvenida general a la propuesta de la Comisión, si bien crítica los nuevos niveles de emisión para combustibles de diversas categorías.
La Propuesta de la Comisión es una importante revisión de la Directiva 88/609/EEC y se fundamenta en las siguientes consideraciones principales:
- Los cambios en la panorámica energética de la Comunidad, al emplearse en mayor grado el gas natural para generar electricidad y continuar el declive de la producción de carbón en la Comunidad;
- La adopción de otras legislaciones de protección del medio ambiente;
- El acceso de tres nuevos Estados miembros a la Comunidad y los acuerdos internacionales sobre la contaminación transfronteriza;
- El avance técnico, que podría incrementar las formas de reducir el anhídrido sulfúrico, los óxidos de nitrógeno y la emisión de partículas de maneras económicamente atractivas.
La Propuesta contiene un cierto número de enmiendas, de las que las más importantes son:
- Los valores límite de las emisiones de anhídrido sulfúrico y de óxidos de nitrógeno para las nuevas instalaciones de combustión son aproximadamente la mitad de las correspondientes a las instalaciones autorizadas a partir del 1 de julio de 1987;
- Se han estipulado nuevos valores límite para las emisiones de la turbinas de gas;
- Los requisitos de desazuframiento correspondientes a las nuevas instalaciones son considerablemente más estrictos;
- Los sistemas de cómputo se han hecho más estrictos, tanto para las instalaciones actuales de más de 300MW como para las nuevas de más de 100MW, dándose prioridad al cómputo continuo;
- La excepción otorgada, bajo la anterior versión de la directiva, a las instalaciones con generación igual o superior a 400MW, en tanto en cuanto su grado de explotación anual no superara las 2.200 horas, no tendrá vigencia para las instalaciones que se autoricen a partir del 1 de enero de 2000.
El Comité da la bienvenida a la revisión de la Directiva sobre Grandes Instalaciones de Combustión por parte de la Comisión, que dicha comisión ya había solicitado en su Opinión sobre la Propuesta del contenido de azufre en los combustibles. La Comisión acoge asimismo con agrado el hecho de que la Directiva provisional menciona específicamente la interacción de la Directiva con otras actividades de la Comunidad. Como caso concreto se mencionan las Directivas sobre el mercado interno de electricidad y de gas, y las estrategias relativas a la gestión de desechos, y especialmente el uso de biomasas y la producción combinada de calor y electricidad.
No obstante, el Comité efectuó observaciones sobre algunas de las propuestas incluidas en la Directiva.
Por ejemplo, se complace de que se hayan mantenido los objetivos definidos en la Directiva de 1988, tanto para las instalaciones ya vigentes en la fecha en cuestión, como para las autorizadas o puestas en servicio después de dicha fecha, pero anteriores al momento en el que la actual Directiva entró en vigor. Sin embargo, desea también resaltar que la ingente mayoría de las instalaciones de este tipo han tenido que reducir sus niveles de emisión considerablemente durante este periodo, como consecuencia de la entrada en vigor de normas locales o nacionales más estrictas.
Además, no da el visto bueno a la redacción expresada en la Cláusula 8. Según el Comité, este es un caso claro de interferencia en un problema, cuya evaluación y resolución, en lo que respecta al principio de subsidiaridad, es ámbito exclusivo de las autoridades competentes de los respectivos Estados miembros.
No obstante, crítica principalmente los nuevos niveles de emisiones para las diversas categorías de combustibles. El Comité es consciente de que tales niveles han sido fuertemente criticados por todos los sectores productores de energía por no guardar proporción con los objetivos a alcanzar y por ser imposibles de lograr con tecnologías económicamente viables.
Hace un llamamiento a la Comisión para que efectúe, con carácter urgente, un estudio específico sobre la repercusión de esta revisión en las regiones más periféricas de la Comunidad, en la que las condiciones geográficas y atmosféricas favorecen el considerar su exclusión de algunas de las propuestas actuales.
Además, tiene serias reservas sobre la viabilidad práctica de las nuevas propuestas en los países que han solicitado la adhesión a la Unión Europea. Como el Comité indicó recientemente, se requiere un periodo de transición adecuado para que estos países pueden cumplir plenamente con la Propuesta.
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba