Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Acuerdo para unir las redes de investigación y educación europeas y latinoamericanas mediante un cable submarino

Las comunidades europea y latinoamericana dedicadas a la investigación y la educación (I+E) han firmado un acuerdo para instalar un cable de fibra óptica bajo el océano Atlántico que conecte las dos regiones. Esta infraestructura aumentará considerablemente las actividades de colaboración de investigadores y académicos.
Acuerdo para unir las redes de investigación y educación europeas y latinoamericanas mediante un cable submarino
Gracias a la financiación parcial aportada por el proyecto de la Unión Europea (UE) BELLA-S1, GÉANT, la red de I+E más grande y moderna del mundo, y Cooperación Latinoamericana de Redes Avanzadas (RedCLARA) firmaron recientemente un acuerdo para la construcción de una autopista digital que conectará Portugal con Brasil. La firma de un contrato de derecho irrevocable de uso durante veinticinco años de la conexión trasatlántica garantizará que se abastecen las necesidades de difusión de datos y de colaboración de las comunidades europea y latinoamericana dedicadas a la I+E en ámbitos como la astronomía, la física de partículas o la observación de la Tierra.

El proyecto financiado por la UE ALICE fue fundamental para la primera interconexión realizada entre GÉANT y RedCLARA en 2003. Este creó una infraestructura en red de investigación intrarregional latinoamericana en apoyo de la colaboración científica y académica entre los dos continentes. Con el paso de los años, las velocidades de conexión han crecido desde 622 Mbps a 10 Gbps hoy en día, un aumento del 1 600 % según una nota de prensa publicada en el sitio web del proyecto. «Sin embargo, no existe un cable submarino directo capaz de cubrir las necesidades de transmisión de datos que genera la investigación y educación entre Europa y América Latina, lo que limita el rendimiento del servicio e incrementa su coste».

Una respuesta a la solicitud de Europa de una conexión trasatlántica a Latinoamérica

La construcción del cable comenzará en el segundo semestre de 2018 y entrará en funcionamiento a finales de 2020. Se espera que la latencia se reduzca en un 60 % cuando el tráfico sobre I+E fluya directamente entre los dos continentes. También aumentará la protección con la que cuentan los datos y ofrecerá conectividad rentable y ampliable a velocidades sin precedentes.

El director ejecutivo de GÉANT, Erik Huizer, declaró: «La obtención del espectro en un cable submarino intercontinental, que podemos implementar y actualizar con nuestros socios latinoamericanos en línea con los requisitos de conectividad de investigación y educación, es un modelo completamente nuevo para nuestras conexiones internacionales y nos proporcionará la flexibilidad y la rentabilidad que necesitamos para satisfacer las necesidades de nuestros usuarios». Y añadió: «Será interesante observar de cerca la instalación de un cable submarino y estamos deseosos de ver los primeros intercambios de bits entre GÉANT y RedCLARA en una ruta físicamente directa entre los dos continentes en 2020».

Luis Eliécer Cadenas, director ejecutivo de RedCLARA, añadió: «Este hito es un logro clave para la comunidad de investigación y educación de América Latina. Estamos abriendo un canal de colaboración directa con Europa, que garantiza la seguridad y la calidad del servicio para las numerosas aplicaciones científicas y educativas que esperamos ofrecer». Continuó: «RedCLARA está comprometida con la construcción de una infraestructura de comunicaciones de datos para la investigación y educación que fomentará el desarrollo regional. El cable submarino de BELLA es la primera piedra en la construcción de esta capacidad».

El proyecto en marcha BELLA-S1 (BELLA-S1 Building Europe Link with Latin America) se propone «generar interconectividad a largo plazo necesaria para las redes de investigación y educación europea y latinoamericana» tal y como se indica en la página web del proyecto en CORDIS. En términos generales, el objetivo es «reforzar la conectividad hacia América Latina» y de esta forma «garantizar la ruta más corta, rentable y de mayor capacidad, al mismo tiempo que se estimula la diversidad en el segmento trasatlántico». Además de obtener los derechos de espectro en un cable submarino directo entre las dos regiones, el proyecto instalará en América Latina una red de I+E capaz de funcionar a 100 Gbps.

Para más información, consulte:
Sitio web del proyecto BELLA-S1

Fuente: Basado en información del proyecto y en artículos aparecidos en medios de comunicación

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba