Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un estudio muestra que las plataformas de petróleo y gas podrían proteger los corales

Se ha descubierto que las estructuras artificiales del mar del Norte podrían desempeñar un papel fundamental a la hora de mantener las poblaciones de coral y aumentar su resiliencia.
Un estudio muestra que las plataformas de petróleo y gas podrían proteger los corales
La amplia gama de actividades industriales que se llevan a cabo en los océanos, desde la extracción de petróleo y gas a los proyectos de energía renovable como los parques eólicos, undimotrices y mareomotrices, pueden perjudicar los entornos marinos. El aumento de las estructuras artificiales y el proceso de dispersión oceánica que generan, puede resultar perjudicial para los ecosistemas marinos, lo cual aumenta la presión ejercida sobre los hábitats naturales. No obstante, también puede conllevar aspectos positivos novedosos para la conservación, tal y como indica un equipo de investigadores que cuenta con el apoyo parcial del proyecto financiado con fondos europeos ATLAS.

Los hallazgos del estudio se publicaron recientemente en la revista «Scientific Reports». «Las redes con muchas conexiones suelen aumentar la resiliencia de los sistemas complejos. Presentamos una aplicación nueva de este paradigma e investigamos el potencial de las estructuras antropogénicas oceánicas para mejorar esta conectividad de especies protegidas amenazadas por la presión humana y el cambio climático».

Tal y como se resume en una nota de prensa de la Universidad de Edimburgo, los científicos utilizaron un modelo informático con el que desvelaron el modo en el que una especie de coral protegida podría servirse de estructuras industriales para propagarse. Descubrieron que «las larvas de coral liberadas cerca de plataformas petrolíferas viajan entre corales que han colonizado otras estructuras y llegan a poblaciones naturales situadas a mucha distancia». En la nota de prensa también se indica que las larvas pertenecientes a la especie «Lophelia pertusa» pueden «sumarse a poblaciones previas y recolonizar arrecifes dañados y zonas protegidas en otros países, mejorando así sus probabilidades de sobrevivir».

Conectividad e infraestructuras

En el artículo publicado, los investigadores indican que el estudio «plantea la llamativa sugerencia de que las infraestructuras oceánicas pueden tener una enorme importancia para las especies protegidas. Las simulaciones ilustraron el modo en el que las instalaciones petrolíferas y gasísticas del mar del Norte tienen el gran potencial de formar una red regional muy interconectada de ecosistemas coralinos antropogénicos capaces de suministrar larvas a las poblaciones naturales de otras zonas».

En declaraciones publicadas en la nota de prensa, la coautora del artículo, la Dra. Lea-Anne Henry señaló la importancia de conocer el modo en el que el mar del Norte ha respondido a las estructuras artificiales construidas desde la década de los años setenta. «Tenemos que analizar detenidamente las estrategias de eliminación de estas plataformas y tener en cuenta la función básica que ya desempeñan en el ecosistema del mar del Norte».

El proyecto en marcha ATLAS (A Trans-AtLantic Assessment and deep-water ecosystem-based Spatial management plan for Europe) se creó para generar nuevos conocimientos esenciales sobre los ecosistemas de las aguas profundas del Atlántico Norte. Las actividades de investigación se centran en hábitats de aguas profundas (de 200 a 2 000 m). Los socios confían en que el proyecto dé lugar a políticas y normativas marinas basadas en datos científicos con las que asegurar la gestión eficaz de los ecosistemas y los recursos. Sus resultados también servirán para lograr el objetivo a largo plazo de la Estrategia de Crecimiento Azul de la Comisión Europea de apoyar el crecimiento sostenible en los sectores marino y marítimo tal y como se explica en una ficha informativa del proyecto. Para lograrlo, ATLAS ha reunido doce estudios prácticos transversales en el Atlántico para estudiar ecosistemas de esponjas, corales de aguas frías, montes marinos y la dorsal centro-oceánica.

Para más información, consulte:
Sitio web del proyecto ATLAS

Fuente: Basado en información del proyecto y en artículos aparecidos en medios de comunicación

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba