Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un estudio proporciona un marco nuevo para medir rasgos animales y vegetales en pos de los objetivos de sostenibilidad

Un equipo de investigadores ha creado un plan con el que detectar cambios en la biodiversidad mundial e informar sobre ellos. Esta capacidad para vigilar los rasgos de las especies mejorará la gestión de los recursos naturales.
Un estudio proporciona un marco nuevo para medir rasgos animales y vegetales en pos de los objetivos de sostenibilidad
La diversidad biológica es fundamental para el adecuado funcionamiento de los ecosistemas y para que estos sigan ofreciendo sus servicios. Cuando se tienen en cuenta factores como el impacto del cambio climático, la pérdida de hábitats y otras amenazas a la biodiversidad similares, el análisis de las reacciones de los animales y vegetales resulta fundamental para la redacción de políticas de conservación y sostenibilidad.

Un equipo internacional de investigadores, respaldados en parte por el proyecto financiado con fondos europeos GLOBIS-B, ha desarrollado un plan de acción para crear productos de datos sobre biodiversidad. En un artículo publicado en la revista «Nature Ecology & Evolution», el equipo propuso la incorporación de un conjunto determinado de rasgos de las especies a las variables de biodiversidad esenciales (EBV, por sus siglas en inglés), que se emplean para controlar las respuestas de los organismos al cambio mundial. Tal y como se explica en el artículo, las EBV permiten observar cambios en la biodiversidad mundial e informar de ellos «pero aún es necesario crear un marco detallado para la derivación empírica de EBV concretas».

En declaraciones publicadas en una nota de prensa de la Universidad de Ámsterdam, el autor principal, W. Daniel Kissling, afirmó que el estudio proporciona «un marco conceptual dotado de directrices prácticas orientadas a la creación de productos de datos de EBV mundiales, integrados y reutilizables sobre los rasgos de las especies». A lo que añadió: «De este modo se facilita la vigilancia de cambios intraespecíficos en respuesta al cambio mundial y a las presiones humanas, con el objetivo de utilizar la información sobre los rasgos de las especies en evaluaciones políticas nacionales e internacionales».

Rasgos y respuestas

La investigación es producto de un taller organizado por el proyecto GLOBIS-B que finalizó a mediados de 2018. En dicho taller, expertos científicos debatieron sobre los requisitos necesarios para desarrollar los rasgos de las especies para las EBV. Según las sugerencias del equipo, estas podrían incluir características relacionadas con la fenología (ocurrencia de los eventos biológicos periódicos), la morfología (forma y estructura de los organismos), la fisiología, la reproducción y el movimiento (movilidad espacial). Por ejemplo, características como los patrones de migración, el momento en el que se produce la floración, la masa corporal y la altura de una planta pueden ayudar a cuantificar el modo en el que las especies reaccionan al cambio climático, la sobreexplotación y la fragmentación de los hábitats.

Robert P. Guralnick, también autor del artículo, explicó el proceso en una artículo publicado en el sitio web del Museo de Historia Natural de Florida: «En lugar de medir un conjunto de características de maneras diferentes y tratar de llegar a distintas conclusiones, tenemos que generar un sistema para vigilar la biodiversidad planetaria de tal forma que sea posible coordinar esfuerzos y crear estándares sobre el modo en el que estos datos se transmiten a aquellos con responsabilidad decisoria».

El equipo bosquejó un flujo de trabajo en el que se combinan datos sobre los rasgos publicados en bibliografías, colecciones de especímenes, observaciones sobre el terreno y teledetección espacial y aérea. En el mismo artículo, Guralnick hizo hincapié en los sistemas de vigilancia capaces de mostrar la velocidad anual o mensual a la que se pierde masa forestal. «¿Y si pudiéramos hacer lo mismo con respecto a cómo está cambiando el tamaño delas poblaciones de peces de todo el planeta a consecuencia de la pesca? Estos son los tipos de modelos que queremos ser capaces de producir».

El proyecto GLOBIS-B (GLOBal Infrastructures for Supporting Biodiversity research) se diseñó para fomentar la cooperación mundial en materia de infraestructuras de investigación sobre biodiversidad y entre científicos dedicados a este campo. Su trabajo contribuyó a impulsar la puesta en práctica y el cálculo de las EBV. En el sitio web del proyecto se explica que la Red de Observación de la Biodiversidad del Grupo de Observación de la Tierra (GEO BON) ha presentado las EBV como «una de las consecuencias positivas del Sistema de sistemas de observación de la Tierra (GEOSS)».

Para más información, consulte:
Sitio web del proyecto GLOBIS-B

Fuente: Basado en información del proyecto y en artículos aparecidos en medios de comunicación

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba