Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un nuevo impulso europeo a la movilidad basada en el hidrógeno

Qué debería asentarse antes, ¿el coche o la estación de servicio? Varios socios dedicados a la movilidad basada en el hidrógeno se proponen abordar ambos frentes al mismo tiempo.
Un nuevo impulso europeo a la movilidad basada en el hidrógeno
Los vehículos eléctricos propulsados con pilas de combustible (VEPC) podrían ofrecer beneficios fundamentales en la labor por descarbonizar el sector europeo del transporte. De hecho, el combustible que consumen, hidrógeno, puede generarse mediante múltiples fuentes de energía renovables locales que aumentan la independencia de las importaciones energéticas. Los propios VEPC no producen gases de escape perniciosos cuando están en marcha, lo cual resulta positivo para el medio ambiente y la salud humana. Es más, el auge del sector del transporte basado en el hidrógeno potencia la economía y el empleo europeos.

Para aumentar la presencia en las carreteras europeas de esta tecnología respetuosa con el medio ambiente se creó en 2015 el proyecto H2ME seguido en menos de un año por el proyecto H2ME 2. Ambos proyectos cuentan con fondos europeos y suponen la labor coordinada de despliegue del hidrógeno más ambiciosa en Europa. El objetivo de los proyectos es progresar en materia de movilidad basada en el hidrógeno en Dinamarca, Francia, Alemania, Islandia, Países Bajos, Noruega, Suecia y Reino Unido. Para lograrlo se proponen ampliar la flota europea de vehículos propulsados con hidrógeno y establecer en estos países una red de estaciones de servicio donde repostar este gas.

Una red creciente de estaciones de servicio de hidrógeno

Hasta la fecha se han inaugurado setenta y siete estaciones de repostaje de hidrógeno en algunos de los países objetivo, y otras cuarenta y siete se inaugurarán en breve. Cincuenta y una de las estaciones operativas se encuentran en Alemania. Otro centenar más abrirá para 2019 en siete zonas metropolitanas y en distintas autovías. El aumento de los VEPC provocará que se creen otras trescientas estaciones de respostaje adicionales.

«La red de estaciones de servicio de hidrógeno está creciendo rápidamente», indicó Nikolas Iwan presidente de H2 MOBILITY, empresa asociada al proyecto, en un artículo publicado en el sitio web de «NGV Global News». «Estamos inaugurando una estación de servicio cada dos semanas; la cantidad de puntos verdes en nuestro mapa www.h2.live crecerá rápidamente durante los próximos meses».

Las estaciones de repostaje cuentan con bombas de 700 bares para automóviles y algunas de ellas con surtidores de 350 bares para repostar autobuses. Los tiempos de repostaje son de tres a cinco minutos. La cantidad de estaciones de servicio de hidrógeno que se espera construir contribuirá enormemente a impulsar la cantidad de VEPC en las carreteras de Europa. Para lograrlo, este proyecto se propone poner en circulación quinientos VEPC nuevos y novecientas furgonetas eléctricas propulsadas con pilas de combustible y con vehicle (extensor de autonomía) para 2022.

Los beneficios de los VEPC

Lo que distingue a los VEPC de los automóviles convencionales es que no generan emisiones de escape dañinas cuando se conducen. Son mucho más silenciosos al no basarse en procesos de combustión ni poseer tantas piezas móviles. Los VEPC producen menos emisiones de carbono que los motores de gasoil, incluso aunque el hidrógeno generado proceda de una fuente no renovable como el gas natural. Y lo que es más importante, cuando la producción de hidrógeno procede de fuentes hipocarbónicas, se eliminan por completo las emisiones de carbono.

Según el sitio web de H2ME, a los conductores de VEPC les espera «una conducción más suave y reactiva» en comparación a la experimentada con vehículos alimentados con gasolina o gasoil. Los VEPC preparados en el proyecto tienen normalmente una autonomía de entre 386 y 700 kilómetros con un depósito lleno, comparable a la de los vehículos convencionales.

Los logros de H2ME (Hydrogen Mobility Europe) y H2ME 2 (Hydrogen Mobility Europe 2) también se aprovecharán en los países observadores de Bélgica, Luxemburgo y Austria. Cada país aprovechará lo aprendido en el proyecto para desarrollar sus propias estrategias de movilidad basada en el hidrógeno.

Para más información, consulte:
Sitio web de los proyectos H2ME y H2ME 2

Fuente: Basado en información del proyecto y en artículos aparecidos en medios de comunicación

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba