CORDIS
Resultados de investigaciones de la UE

CORDIS

Español ES

Noticias

Español ES

En busca de un método para regenerar arterias

y poner fin a la cirugía de derivación vascular Un equipo de investigadores ha desarrollado un dispositivo médico novedoso que contribuye a la regeneración de zonas arteriales enfermas.

SALUD

Avances científicos

© Juan Gaertner, Shutterstok

Insuficiencias renales y cardiacas, aneurismas e ictus son complicaciones originadas por la aterosclerosis, una afección por la que las arterias se estrechan debido a la acumulación de placas en sus paredes. Los casos graves de aterosclerosis se tratan con procedimientos como la derivación vascular o la angioplastia con globo mediante las que se ensanchan arterias constreñidas o bloqueadas. No obstante, si bien la eficacia de estas intervenciones está fuera de toda duda, también es cierto que cuentan con contrapartidas. Tal y como explica el Dr. Davide De Lucrezia, coordinador del proyecto financiado con fondos europeos THE GRAIL en una noticia publicada en el sitio web «News Medical»: «Suelen ser terapias temporales que no logran recuperar la integridad de los vasos a largo plazo».

Para superar este problema, el equipo de THE GRAIL desarrolló un dispositivo terapéutico nuevo capaz de activar la regeneración de la capa interna enferma de una arteria. La zona arterial endurecida se sustituye por un armazón inteligente y comprobado denominado «túnica intima sintética» (synthesized intimal layer, SIL) la cual se repuebla con las propias células del paciente.

¿Cómo funciona?

Esta estrategia nueva evita realizar intervenciones de derivación vascular o angioplastias. En su lugar, el SIL se inserta en el vaso afectado mediante un catéter estrecho. El armazón inteligente está compuesto por polipéptidos similares a la elastina y cuenta con moléculas bioactivas capaces de atraer las células endoteliales residentes y circulantes del paciente. Estas células que forman el recubrimiento interior celular de los vasos sanguíneos y linfáticos contribuyen a la regeneración de la zona endurecida de la arteria. Tras completar esta tarea, el armazón biorreabsorbible se disuelve en el organismo y deja tras de sí un tejido sano regenerado.

Los logros del proyecto dieron lugar a varias novedades interesantes. «Demostramos la total biocompatibilidad de la matriz “in vitro” y su seguridad “in vivo”. Además, los resultados preliminares en cuanto a su eficacia son muy prometedores. El apoyo que la Unión Europea nos ha brindado durante cinco años nos ha permitido avanzar en el proyecto THE GRAIL de un simple borrador en papel hasta un prototipo funcional», afirma el Dr. De Lucrezia, director general de la entidad coordinadora del proyecto, Explora Biotech, una empresa italiana dedicada al desarrollo de tecnologías en pos de la ingeniería biológica.

De cara al futuro

Para comercializar el producto con mayor eficacia, tres de los socios del proyecto crearon una empresa derivada que trabajará con empresas mayores capaces de respaldar la labor de ventas. El equipo científico también se propone aprovechar otros productos del proyecto como un método distinto de ejecutar la cirugía de derivación vascular periférica. El desarrollo de modelos avanzados «in vivo» para comprobar la seguridad y la eficacia de productos médicos es otro de los resultados surgidos de los conocimientos adquiridos durante los cinco años de duración del proyecto y el transcurrido hasta la fecha.

Además, sus responsables mantienen negociaciones con empresas de capital riesgo a fin de aumentar el capital disponible para desarrollar la tecnología. Si logran sus objetivos, los socios de THE GRAIL (Tissue in Host Engineering Guided Regeneration of Arterial Intimal Layer) podrían poner pronto en marcha los primeros ensayos clínicos en pacientes humanos.

Para más información, consulte:
Página del proyecto en CORDIS

Países

Italia