Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Navegar por los hielos árticos

Las recientes tecnologías de arquitectura naval brindan a los buques petroleros la posibilidad de navegar todo el año en las aguas del Ártico sin el costoso apoyo de los buques rompehielos.



Telón de fondo


La UE depende cada vez más de la energía importada de ahí su p...
Las recientes tecnologías de arquitectura naval brindan a los buques petroleros la posibilidad de navegar todo el año en las aguas del Ártico sin el costoso apoyo de los buques rompehielos.



Telón de fondo


La UE depende cada vez más de la energía importada de ahí su política fundamental para diversificar al máximo los suministradores. Las reservas confirmadas de petróleo y gas en el norte de Rusia y en el sector ártico ruso son tan importantes como las del Medio Oriente y por eso es una zona destinada en el futuro a ser el mayor proveedor de energía para Europa. Pero no es tan fácil llevar esos petróleos y gases hasta los consumidores. Los oleoductos son carísimos y no resistirían las fuertes variaciones de temperatura con el riesgo de catástrofes medioambientales como los que han ocurrido en Rusia. La otra posibilidad es que las compañías petroleras usen grandes buques tanques que puedan navegar en los hielos del Ártico casi todo el año sin buques rompehielos, salvo que hasta la fecha no se ha intentado nunca.




Socios


El proyecto "Arcdev" ha permitido a unas 20 empresas e institutos de investigación, de la UE y Rusia, someter a prueba los motores navales, las rutas y sus tecnologías de comunicaciones en el Ártico, incluyendo un viaje durante uno de los peores inviernos nunca vistos en esa región en 30 años. Los resultados preliminares de 17 programas sugieren que una combinación de tecnologías ofrece la posibilidad de navegar todo el año en el Ártico ruso occidental sin necesidad de los caros buques rompehielos. Esto significa que, a largo plazo, la ruta del Ártico se convertiría en una importante ruta comercial entre Europa y Asia. La distancia entre Hamburgo y Japón es de unas 7.000 millas náuticas (13.000 kilómetros) por esta ruta comparada con más de 11.500 millas náuticas (21.000 kilómetros) por el canal de Suez.




Descripción, impacto y resultados


Navegar un buque tanque lleno de miles de toneladas de gas líquido o de petróleo bruto es difícil en circunstancias normales. En el Ártico lo es más aún. Los buques tienen que seguir el "canal" que el primer buque abre en el hielo y además tienen que poder detenerse rápidamente si hay problemas. Por suerte, dos empresas finlandesas Kvaerner Masa-Yards y ABB Industry han desarrollado un nuevo sistema de propulsión, Azipod, que puede funcionar sin problemas en el Ártico, con distancias de paro y giro iguales a la eslora, muy inferiores a las de los sistemas convencionales. El sistema Azipod, que se suele añadir a la propulsión normal por hélice, permite flexibilidad en el diseño de buques tanques rompehielos, con una proa, por ejemplo, diseñada para alta mar normal y una popa reforzada para el hielo.



Para definir las mejores rutas se utilizaron imágenes de satélite de los témpanos, rusas y europeas, junto con datos meteorológicos a corto y largo plazo. Con esto el convoy Arcdev pudo tomar una ruta mucho más larga que otros buques por otros rumbos y no obstante llegar dos días antes. Estos ahorros de tiempo son valiosísimos para las navieras. El proyecto probó también con éxito la transmisión de imágenes de televisión desde Bruselas al convoy, la primera vez que se intentaba en una región plagada de interferencias y puntos negros en cobertura satelitar. Esa conexión puede proporcionar consejos de emergencia médicos, o de otro tipo, a un buque a miles de kilómetros del hospital más próximo.

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba