Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Hay que proteger las costas europeas

Al aumentar el tráfico marítimo aumentan los riesgos de accidentes y contaminación. Y al aumentar el turismo y los viveros pesqueros esos accidentes pueden causar catástrofes. El proyecto OPCOM protege costas, empleos y empresas.



Telón de fondo


Hace veinte años el v...
Al aumentar el tráfico marítimo aumentan los riesgos de accidentes y contaminación. Y al aumentar el turismo y los viveros pesqueros esos accidentes pueden causar catástrofes. El proyecto OPCOM protege costas, empleos y empresas.



Telón de fondo


Hace veinte años el vertido de petróleo del accidentado buque petrolero gigante Amoco Cadiz destruyó la fauna de la costa de Bretaña. Más recientemente, un incendio causó grandes daños al buque mercante Pallas y pese a 20 años de aprendizaje, la mala gestión de este accidente inutilizó el trabajo de los equipos especializados y bien formados que lucharon contra el desastre y la catástrofe amenazó las costas alemanas del Mar del Norte. Este desastre reveló la importancia del control preventivo y de la gestión del litoral. Hay que conocer los riesgos de la intensificación de la navegación marítima para el turismo y los viveros de peces y crustáceos. Hay que proteger la vida marina y mejorar la calidad del agua. El proyecto OPCOM (Operational Modelling for Coastal Zone Management) quiere mejorar los métodos de protección de las costas europeas.




Descripción, impacto y resultados


El proyecto OPCOM se concentra en las necesidades de los usuarios, y busca en particular la cooperación de pymes, con frecuencia excluidas de los proyectos de I+D a causa de sus limitados recursos financieros. Los usuarios pueden ser, por ejemplo, viveros de ostras, que necesitan ayuda con el control del medio ambiente para proteger su industria, o bien pueden ser navieras que necesitan previsiones hidrográficas fidedignas para preparar sus rutas. Los principales zonas del proyecto son la Bahía de Marennes-Oléron (Francia), donde hay conflictos entre los viveros de ostras y las empresas turísticas locales; el estuario del Elba en Alemania, uno de los canales de navegación más congestionados del mundo; el estuario del Tajo en Lisboa, donde se teme por el efecto en la calidad del agua de vertidos de aguas residuales; y el llamado Mar Archipiélago (entre el golfo de Botnia y la parte central del Báltico), donde hay que proteger el medio ambiente marino. La idea es vigilar las aguas costeras, minimizar los daños, garantizar una reacción rápida y un desarrollo sostenible de recursos marítimos para todo el litoral.



Socios


En el consorcio OPCOM hay siete organizaciones de Alemania, Francia, Portugal y Finlandia. Coordina HYDROMOD, empresa alemana de investigación marina e hidrogeofísica; ARGES de Finlandia y SOGREAH de Francia investigan la energía y gestión del medio ambiente y recursos acuáticos; HIDROMOD de Portugal crea software de ingeniería relacionada con mecánica de fluidos. Colaboran también CREMA especialistas medioambientales franceses, el Centro de Evaluación del Impacto Medioambiental de Finlandia y el Instituto Superior Técnico de la Universidad Técnica de Lisboa.

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba