Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Fábricas celulares: Un final triunfal

Aquellos investigadores cuyos estudios se desarrollan en las fronteras de la biotecnología moderna han tenido recientemente una oportunidad de presentar sus trabajos a colegas, representantes de la prensa y funcionarios de la Comisión Europea, con ocasión de la reunión que man...
Aquellos investigadores cuyos estudios se desarrollan en las fronteras de la biotecnología moderna han tenido recientemente una oportunidad de presentar sus trabajos a colegas, representantes de la prensa y funcionarios de la Comisión Europea, con ocasión de la reunión que mantuvieron en Graz, Austria, para conmemorar y celebrar la transición del IV al V Programa Marco de la UE y la puesta en marcha de la acción clave de la "fábrica celular".
Los seis proyectos presentados durante la manifestación, seleccionados por su posible impacto sobre la sanidad, la producción de alimentos y los procesos industriales, abarcan una serie de aplicaciones entre las que se incluyen el desarrollo de vacunas por vía oral, la producción de enzimas industriales y su utilización en la fabricación de productos químicos y los medios para reducir el uso de productos químicos en la agricultura.
Los seis proyectos presentados fueron los siguientes:
- Utilización de enzimas para la fabricación de productos químicos puros:
El objetivo de este proyecto es evitar los efectos secundarios nocivos que se producen a partir de las reacciones biológicas a las formas "enantioméricas" de un determinado componente.
- Utilización de bacterias de ácido láctico como vacunas de aplicación por vía oral:
Ha colaborado en este proyecto un equipo internacional cuyo objetivo consistía en investigar las posibilidades de una utilización novedosa de las bacterias del ácido láctico. La idea consiste en utilizar las bacterias GRAS (consideradas generalmente como seguras por las autoridades encargadas de la reglamentación en esta materia) como vacunas. De acuerdo con el equipo de investigación, dada la seguridad que ofrecen las bacterias del ácido láctico, muchas de las cuales se desarrollan normalmente en los intestinos y en otras partes del cuerpo humano, estas constituyen un candidato ideal para ser utilizadas como vacunas de aplicación por vía oral y como vehículo de transmisión en la administración de medicamentos.
- Los extremófilos como fábricas celulares:
Los científicos que trabajan en este proyecto consideran que sus investigaciones sobre los extremófilos, microorganismos capaces de sobrevivir en condiciones extremas (calor intenso o zonas con un alto nivel de salinidad), desempeñarán un papel importante en el futuro desarrollo de la biotecnología. Su resistencia, aseguran los científicos, es de gran valor para la industria pues "las propiedades de estos nuevos biocatalizadores superan los límites de las condiciones biotecnológicas en las que pueden desarrollarse los procesos tradicionales (o) el diseño de nuevos procesos para productos innovadores". Según los científicos, este proyecto les ha permitido identificar nuevas enzimas estables que ofrecen nuevas aplicaciones rentables y respetuosas con el medio ambiente en toda una variedad de campos industriales, como por ejemplo en la industria química y textil y en las industrias de fabricación de papel, productos químicos y farmacéuticos, detergentes y productos alimenticios. Su trabajo, aseguran, ha servido asimismo para conocer mejor los mecanismos fundamentales de la estabilidad de las proteínas, lo que permite diseñar enzimas termoestables específicas adaptadas a una aplicación concreta.
- Células madre para la producción de órganos artificiales de tejido humano:
El objeto de este proyecto es contrarrestar el déficit existente de suministro de sangre por donantes, que resulta vital en las transfusiones y en el tratamiento del cáncer, del sida y de diversas deficiencias de tipo genético. "El proyecto no sólo se ocupa de investigar la tecnología de la producción de sangre fuera del cuerpo, sino que trabaja además con los comités nacionales de ética europeos para fomentar las políticas adecuadas basadas en una comprensión clara de estos temas", aseguran los investigadores.
- Utilización de hongos en la lucha contra las enfermedades producidas por otros hongos en la agricultura:
Los científicos que trabajan en este proyecto se proponen desarrollar alternativas biológicas a los productos químicos para controlar el número en aumento de infecciones por hongos en la agricultura mediante la introducción de hongos rivales que competirían e incluso en algunos casos atacarían y destruirían los hongos causantes de los problemas. Pero, según los investigadores, antes de utilizar en este campo los hongos anti-hongos, se deberá desarrollar la tecnología para su cultivo y las técnicas de aplicación de los mismos. "En este proyecto se ha establecido el potencial de un gran número de hongos anti-hongos y se ha prestado una especial atención al desarrollo de procesos a gran escala para la producción de esporas fúngicas. Más concretamente, el hongo Coniothyrium minitans se ha revelado como un instrumento con grandes posibilidades en la prevención de los daños causados en las cosechas por el Sclerotina sclerotiorum".
- Nuevos métodos en la producción de vacunas:
En este proyecto, los científicos han analizado en qué medida las partículas víricas vacías que imitan el comportamiento de las estructuras víricas originales pueden ser utilizadas en vacunología. Según los investigadores, estas partículas semejantes a los virus (virus-like particles, VLP) son producidas en fábricas de células de insectos y de ellas se sabe que provocan una fuerte respuesta inmunológica y que pueden ser utilizadas como vacunas seguras. Pero el desarrollo a gran escala de estas vacunas se ha visto obstaculizado por los elevados costes y las dificultades que supone optimizar esta tecnología y conseguir la aprobación de los organismos que se ocupan de su regulación. En este caso, el objetivo de los investigadores era demostrar la viabilidad económica de la producción industrial de VLP para su utilización como vacunas. "El fin último es desarrollar un proceso de producción que sea reconocido para su registro comunitario y que haga posible la comercialización de estas nuevas vacunas seguras", declararon por último los investigadores.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba