Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

La colaboración internacional para la investigación sobre el dopaje en los deportes es vital, según un nuevo informe

La cooperación y armonización en la lucha contra el dopaje no podrán llevarse a cabo satisfactoriamente hasta que no se cree un organismo central, con un laboratorio de referencia asociado, que se responsabilice a nivel internacional de la lucha antidopaje, según se desprende ...
La cooperación y armonización en la lucha contra el dopaje no podrán llevarse a cabo satisfactoriamente hasta que no se cree un organismo central, con un laboratorio de referencia asociado, que se responsabilice a nivel internacional de la lucha antidopaje, según se desprende de un informe publicado recientemente.
A mediados de noviembre, el príncipe Alexandre de Merode, Presidente de la Comisión Médica del Comité Olímpico Internacional (COI), presentó un informe titulado "Harmonisation of methods and measurements in the fight against doping (Armonización de métodos y medidas en la lucha antidopaje)" al Comisario europeo para la Investigación, Sr. Philippe Busquin, que marca el comienzo de una nueva era de cooperación en este ámbito entre el movimiento deportivo internacional y la Unión Europea.
Este informe es uno de los resultados del proyecto de investigación "Hardop", lanzado en noviembre de 1998, como asociación entre la Comisión Europea y la Comisión Médica del COI.
En muchos círculos, se considera que el desarrollo de mejores métodos para la detección de los diferentes tipos de dopaje en que incurren deportistas aficionados y profesionales constituye un aspecto crucial para el futuro de los deportes competitivos internacionales. También se le concede una gran importancia al aumento del control y de la cooperación entre los laboratorios especializados en la lucha antidopaje, así como a la necesidad de que todos los especialistas enfrascados en esta batalla reciban una mejor formación.
El Grupo Europeo de Ética, que también acaba de adoptar un dictamen sobre el dopaje en los deportes, en respuesta a una solicitud de asesoramiento por parte de la Comisión Europea, aclaró las cuestiones que están en juego:
"La necesidad de tratar la cuestión [del dopaje en los deportes] se fundamenta en un número de factores:
- El dopaje en los deportes no sólo constituye una amenaza para el deporte como institución social, sino que también es perjudicial para los valores éticos fundamentales que deben servir de base al deporte moderno, a saber, el juego limpio y el espíritu de equipo, o, de manera más general, la integridad y la solidaridad;
- La protección de la salud del atleta también constituye una preocupación ética, pues ésta se ve amenazada por la enorme presión sobre el atleta de obtener niveles cada vez mayores de rendimiento, en el contexto del deporte como empresa global y comercial;
- El dopaje en los deportes incumbe también a la ética médica, pues se suele esperar que los médicos deportivos actuales ayuden a incrementar el rendimiento deportivo mediante sustancias médicas y métodos específicos que tienen poco que ver con razones puramente terapéuticas, implementados de manera tal que carecen de transparencia inmediata;
- La cuestión del dopaje es crítica en el caso de deportistas jóvenes y, por consiguiente, vulnerables, que se someten a entrenamiento intensivo que puede dañar su salud y crearles dependencia psicológica."
El propio Sr. Busquin hizo hincapié en este punto al recibir el informe, que subraya la necesidad de investigar el dopaje, ya que la credibilidad de las decisiones tomadas y de las sentencias pronunciadas contra los tramposos depende de la fiabilidad de los sistemas de detección, y también debido a que las técnicas modernas de dopaje evolucionan constantemente y resultan cada vez más sofisticadas. Según el informe, los métodos de detección van a tener que mantener el mismo ritmo que los avances de esas técnicas.
Los antecedentes del informe son complejos, ya que fue necesario tomar en cuenta las numerosas disciplinas deportivas, prácticas internacionales y la falta de leyes armonizadas en los países en cuestión. Por consiguiente, hasta la definición de dopaje puede variar según los países y disciplinas de que se trate, incluso dentro del mismo deporte.
El objetivo principal del informe es identificar la investigación esencial necesaria para el perfeccionamiento de la lucha antidopaje. Con el fin de posibilitar que se abordara cada aspecto, los autores consultaron a una serie de actores, incluidos representantes de organismos deportivos, atletas, jefes de laboratorios y periodistas. También organizaron tres debates y utilizaron cuestionarios específicos con el objeto de establecer las prioridades de investigación en el ámbito.
Una organización central, según ellos, debería desempeñar un papel determinante en la investigación, sobre todo debido al desarrollo constante de potenciadores de rendimiento más sofisticados. Esta organización acreditadora serviría de punto de contacto entre los laboratorios especializados y tendría la responsabilidad de proponer normativas comunes (por ejemplo, materiales de referencia y sustancias certificadas, pruebas y control de la calidad). "Éste sería un factor importante en la armonización de los procedimientos y criterios, sin la cual el control de los potenciadores de rendimiento seguirá siendo como una lotería," advierten los autores.
Una organización central también impulsaría la función de los organismos de control científico y tecnológico que, empezando por las investigaciones básicas y la cooperación con la industria, contribuirían a minimizar la utilización futura de dopaje en los deportes.
Además, serviría de enlace con otros círculos relacionados con el problema del dopaje, tales como las autoridades públicas, cortes de justicia, policía, aduanas y federaciones deportivas, y fomentaría la cooperación entre las diferentes partes interesadas. También impulsaría la formación más intensiva de los investigadores (incluidos los médicos) y la difusión de la información (fundamentalmente, mediante los medios de comunicación y el sistema de educación).
El interés de la Comisión Europea en este ámbito se refleja en su V Programa Marco, que promueve la investigación de cuestiones de importancia para el público europeo. Sus prioridades tienen que ver con los efectos del dopaje sobre la salud, las nuevas técnicas para la medición de los potenciadores de rendimiento, la formación y la información, y la detección de actividades fraudulentas. Estos tipos de investigación reciben financiación en el marco de los programas temáticos del VPM de Calidad de la Vida y Gestión de Recursos Vivos, y Competitividad y Crecimiento Sostenible.
Al recibir el informe del COI, el Sr. Busquin afirmó: "El mensaje del informe queda bien claro: La investigación científica y técnica es la punta de lanza de la lucha antidopaje. La Unión está interesada en que haya más investigación, que se coordine entre el mundo deportivo y las autoridades públicas, y que se establezca un marco jurídico armonizado".
"Los proyectos de investigación europeos subvencionados por la Unión podrían contribuir directamente a la lucha no sólo contra el dopaje en los deportes, sino también contra la preocupante situación de la cual éste es apenas un síntoma," agregó un portavoz de la Dirección General de Investigación.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba