Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Péptidos bioactivos propulsan la piscicultura

Algunos investigadores franceses, holandeses y belgas han encontrado la manera de controlar la reproducción del pescado de cultivo con un péptido bioactivo administrado por vía bucal.



Telón de fondo


Para aumentar al máximo el número de crías, los piscicultores les qu...
Algunos investigadores franceses, holandeses y belgas han encontrado la manera de controlar la reproducción del pescado de cultivo con un péptido bioactivo administrado por vía bucal.



Telón de fondo


Para aumentar al máximo el número de crías, los piscicultores les quitan las huevas a las hembras y las colocan en incubadoras. Pero muchas especies de gran valor comercial como la trucha tienen un largo período de desove, hasta dos meses, lo que le obliga al piscicultor a examinar cada hembra una vez por semana. Ahora bien, el desove puede inducirse con una inyección de un péptido hormonal que libera gonadotrofina pero inyectar a cada pez hembra es una operación que lleva mucho tiempo y le sienta mal al pez. Los investigadores han encontrado la manera de administrar ese péptido por vía oral metiéndolo en la comida de los peces.




Descripción, impacto y resultados


En dos fases se hizo el trabajo. Con el programa FAR de la UE, especializado en investigación de pesquería y acuicultura, los investigadores trabajaron en un método de administración oral con microcápsulas de unos 500 micrones de tamaño que contienen el péptido hormonal con un potenciador de absorción diseñado para facilitar la ingestión del péptido aumentando la permeabilidad de la pared intestinal. La segunda fase se dedicó a la comercialización del producto, lo que se hizo en el marco del Programa Innovación de la UE y para conseguirlo hubo que meter las microcápsulas en bolitas alimenticias de más o menos medio centímetro de diámetro. Lo malo es que esas bolitas son muy sensibles al calor y la humedad, problema que hubo que resolver y se resolvió.



Se resolvió con aglutinantes adecuados. Y entonces surgió otro problema. El alimento pasa muy lentamente por el estómago piscitorio y la liberación en el intestino duraba también tanto que en total lo poco que llegaba a la corriente sanguínea no era suficiente para inducir el desove. Para resolver este problema los investigadores tuvieron que reformular por completo el producto.



Las nuevas bolitas se usan ya y con éxito en un pez llamado 'perro del norte' (siluro) pero lo bueno es poder utilizarlas en la piscicultura de truchas. Los primeros experimentos de laboratorio con truchas han dado buenos resultados y se prepara un plan de pruebas a gran escala en una finca piscícola comercial de truchas. A largo plazo se espera que estos péptidos se usen en la industria salmonera, de gran relevancia económica en Irlanda, el Reino Unido y Noruega.



Contrarrestando, las nuevas bolitas hormonales podrían frenar la grave disminución de las reservas pesqueras europeas poniendo mucho pescado en los platos europeos a precios atractivos.




Socios


Dirigió el proyecto el Laboratorios de Ecología Acuática de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica. Una empresa holandesa de salud animal, la Intervet International, suministró el péptido y el potenciador de absorción. Dos socios franceses participaron: las pruebas de laboratorio con las truchas se hicieron en el laboratorio de fisiología piscícola INRA de Rennes, y las grandes pruebas se hacen en una finca piscícola de la cooperativa de pescado y aves SYSAAF.

Información relacionada

Programas

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba