Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

El Comité recomienda cautela con la competitividad

La certidumbre del inevitable proceso de mundialización del comercio aparece reflejada con fuerza en el dictamen del Comité de las Regiones sobre "La competitividad de las empresas europeas frente a la mundialización -Cómo fomentarla"
Mientras que se reconoce que esta tendenci...
La certidumbre del inevitable proceso de mundialización del comercio aparece reflejada con fuerza en el dictamen del Comité de las Regiones sobre "La competitividad de las empresas europeas frente a la mundialización -Cómo fomentarla"
Mientras que se reconoce que esta tendencia debe tener una orientación europea, el dictamen destaca también que la competencia no es siempre fácil de definir. Por ejemplo, el concepto de competencia parece ser más fácil definirlo dentro del contexto empresarial que cuando se pretende darle un significado regional. El Comité define la competencia como la capacidad de contribución a la creación de empleo a largo plazo y de la promoción de un desarrollo económico sostenible. Y destaca que, en beneficio de la cohesión social, la persecución de la competencia no debe llevarnos a una situación de "países ganadores y perdedores".
Conviene también recordar, prosigue el Comité, que la competitividad por si misma requiere estar en desequilibrio - desequilibrio de las condiciones comerciales favorables y, destaca el hecho de que las condiciones comerciales entre Europa y Estados Unidos y Japón son en general desfavorables para aquella y a pesar de ello, el balance comercial es, en general, favorable. Esto significa que se propician las situaciones para con terceros países con un menor desarrollo. Por esta razón, el Comité avisa del riesgo que supone fomentar la competitividad de las empresas europeas sin tener en cuenta los posibles desequilibrios desmesurados que podrían ocurrir en este nivel.
La noción de competitividad no debería ser juzgada sólo basándose en si una región puede atraer a la inversión, sino más bien en si cumple con las condiciones que hacen posible retener esa inversión. Para conseguir este fin, la ayuda se constituye en uno de los elementos clave y de apoyo a las nuevas empresas locales y a las más pequeñas y se deberá buscar en las prestaciones que proporciona la UE para estas actividades.
Para concluir con el dictamen, el Comité hace una serie de recomendaciones entre las que se incluyen: ayuda a la gestión de las empresas más pequeñas, creación de un plan de capital de riesgo de alto rendimiento, atención a las necesidades del sector turístico, que es altamente competitivo y tiene un nivel de empleo intensivo, una mayor mejora de la infraestructura europea y el reconocimiento mutuo de las calificaciones en la UE.
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba