Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Lisboa ha inyectado urgencia a eEurope, afirma Liikanen

La cumbre de Lisboa proporcionó a Europa el sentido de urgencia que necesitaba para tomar la delantera en la economía digital, según manifestó el Comisario de Empresa y Sociedad de la Información, Erkki Liikanen, a la vez que prometió dar seguimiento a los compromisos contraíd...
La cumbre de Lisboa proporcionó a Europa el sentido de urgencia que necesitaba para tomar la delantera en la economía digital, según manifestó el Comisario de Empresa y Sociedad de la Información, Erkki Liikanen, a la vez que prometió dar seguimiento a los compromisos contraídos.
Tomando la palabra durante una reunión de ministros, celebrada en Lisboa el 10 de abril, recordó que los líderes europeos habían dado, en la cumbre del Consejo sobre el empleo, las reformas económicas y la cohesión social, serias garantías de que Europa se convertiría "en la economía del conocimiento más competitiva y dinámica del mundo".
Con el fin de lograr este objetivo, el Consejo invitó a la Comisión a trazar un plan de acción para la ejecución de la iniciativa eEurope, que consiste en un conjunto de medidas destinadas a acelerar la transición de Europa a la economía digital.
"El potencial que ofrecen las tecnologías digitales es ilimitado, no sólo para el crecimiento, la competitividad y el empleo, sino también para el progreso social", aseveró.
"Cuando estrenamos eEurope en diciembre pasado, no cabía la menor duda de que Europa tuviera gran potencial y abundantes recursos; lo que faltaba era sentido de urgencia. En cambio, ahora la cumbre de Lisboa nos ha indicado el camino. Los dirigentes de la UE han determinado las cuestiones realmente importantes y contraído un compromiso firme".
"Ahora está claro el deber de la Comisión: hacer ese compromiso realidad".
El Comisario Liikanen enumeró varios requisitos previos al establecimiento de una economía digital sana, tales como la creación de una infraestructura integral de comunicación que conecte a todas las regiones. También será necesario reformar los sistemas educativos y facilitar el acceso de personas de todas las edades a cursos de formación, con el fin de que los europeos puedan desenvolverse bien en el mundo digital. El Comisario de Empresa también tiene interés en que se fomente una cultura más empresarial, que catalice el desarrollo de empresas ágiles e innovadoras.
Europa ocupa una buena posición en la nueva economía, señaló el Comisario, que puso como ejemplo los éxitos cosechados en la televisión digital y el sistema global de comunicaciones móviles (GSM) de segunda generación, en el que Europa es el mayor proveedor de servicios del mundo.
Sin embargo, queda mucho por hacer, tanto por parte de los gobiernos como de la industria.
El Comisario Liikanen definió los obstáculos de Europa en los altos precios de las comunicaciones, el escaso desarrollo del sector de Internet, la lenta integración de las tecnologías digitales en las pequeñas empresas y el déficit de conocimientos digitales.
La Comisión ha tomado varias medidas para hacer frente a dichas dificultades. De manera notable, ya se ha establecido un marco jurídico favorable para las telecomunicaciones y el comercio electrónico contará con uno similar antes de fines de año.
El plan de acción de eEurope se desarrollará en torno a estas medidas. Entre sus prioridades cabe destacar el acceso de todos a una infraestructura de comunicaciones de bajo coste y alta velocidad, y la reducción de los costes de acceso. El conocimiento digital básico y la integración social también se destacaron como importantes preocupaciones sociales que deberán atenderse si se pretende que la sociedad de la información no excluya a nadie.
El Comisario de Empresa también se comprometió a simplificar el entorno empresarial, partiendo de la reducción de la burocracia y la potenciación de la disponibilidad de capital riesgo.
La verdadera revolución del comercio electrónico será la que se produzca en las relaciones comerciales de empresa a empresa -advirtió- cuando, en este aspecto, EEUU le lleva la delantera a Europa, en términos de penetración de Internet y crecimiento del comercio electrónico. Por ello, el Comisario instó a los dirigentes empresariales de la UE a acelerar la transición.
Más del 80 por ciento de los empresarios de Europa calculan que utilizarán el comercio electrónico de forma intensiva para 2004, según una encuesta de Anderson Consulting. El señor Liikanen opina que el plazo es excesivo: "Me parece que para entonces será demasiado tarde".
Estos comentarios hacen eco a su exhortación, pronunciada en la conferencia "British Futures 2000", celebrada en Londres unos días antes, a los gobiernos y la industria a que aunaran voluntades para garantizar el liderazgo de Europa en la economía digital.
"Si los Estados miembros siguen atentamente las orientaciones de Lisboa, podremos ponernos al día en Internet y el comercio electrónico", afirmó. "Tenemos la oportunidad única de pasar a ocupar la vanguardia en la segunda generación del comercio electrónico, que será la del comercio electrónico móvil".

Información relacionada

Programas

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba