Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Francia expone las prioridades de investigación de su semestre de Presidencia

Impulsar la configuración del espacio europeo de investigación parece ser una de las máximas prioridades de la próxima presidencia francesa de la UE, que empieza el 1 de julio de 2000.
La intensificación de la cooperación entre los investigadores europeos, iniciativa ésta del ...
Impulsar la configuración del espacio europeo de investigación parece ser una de las máximas prioridades de la próxima presidencia francesa de la UE, que empieza el 1 de julio de 2000.
La intensificación de la cooperación entre los investigadores europeos, iniciativa ésta del Comisario Philippe Busquin, fue refrendada hace poco en la cumbre de Lisboa, en la que se convino que estrechando la coordinación mejoraría la competitividad y, al final, se generaría empleo.
El nuevo ministro francés de Investigación, Roger-Gérard Schwartzenberg, dejó claro el compromiso de su país con tal cooperación, anunciando hace poco en conferencia de prensa: "Construyendo una Europa de la ciencia y la innovación, agrupando una comunidad científica y técnica europea, lo que se hace es ofrecer a la investigación europea lo que necesita para afianzar posiciones e independizarse, respecto a Estados Unidos".
"Para ello, necesitamos estrechar la coordinación entre las políticas nacionales de investigación y la política europea".
Los preparativos del VIPrograma Marco se irán conformando durante la presidencia francesa; el señor Schwartzenberg afirmó que en la intensificación de la cooperación y coordinación entre Estados miembros veía la garantía de que se hiciera lo más efectiva posible la utilización de los 15.000 millones de euros previstos.
El señor Schwartzenberg adelantó cinco propuestas clave que se propone presentar a los demás ministros europeos de Investigación.
Encabeza la lista promover la innovación, en particular la creación de empresas tecnológicas innovadoras, calificada de prioritaria en la cumbre de Lisboa. Con este fin Francia propone agilizar el establecimiento de una patente europea, constituir un fondo paneuropeo destinado a alimentar las empresas incipientes y proporcionar capital inicial, armonizar regímenes fiscales favorables a la constitución de empresas innovadoras, y organizar unos premios europeos a las empresas innovadoras.
Entre otras propuestas se incluye establecer lazos de investigación entre Estados miembros, a efectos de consolidación del espacio europeo de investigación. El señor Schwartzenberg propone implantar redes europeas de investigación tecnológica en áreas clave en las que participen los sectores público y privado. También figura en la agenda la constitución de una academia europea de la ciencia y la tecnología, posiblemente en Estrasburgo, según el modelo de la Academia de Ciencia de EEUU. Aun siendo independiente, la academia prestaría asesoramiento a las instituciones europeas.
Con el propósito de promover los resultados de la investigación europea, el señor Schwartzenberg propone crear una agencia europea de difusión científica y técnica, encargada de transmitir los resultados de investigación a otras empresas y a los medios de comunicación. Recomienda asimismo que se inauguren casas europeas de la ciencia y la tecnología en los grandes países del mundo y en países con economías marcadamente emergentes. Estas casas, además de centros de difusión de tales conocimientos, ofrecerían un escaparate del talento científico y tecnológico de Europa.
Asimismo, el desarrollo de una sociedad de la información integradora protagoniza el programa francés, que lo recoge entre sus máximas prioridades nacionales.
Los recursos de transición a esta nueva economía digital se especificaron por primera vez en la iniciativa eEurope de la Comisión, paquete de medidas diseñadas para fomentar la asimilación de las nuevas tecnologías.
Antes de salir para Lisboa a una conferencia ministerial sobre la sociedad de la información, Roger-Gérard Schwartzenberg declaró: "No cabe duda de que el desarrollo de la sociedad de la información es un asunto económico: se trata de acortar distancias con Estados Unidos, fortalecer nuestra competitividad y contribuir al crecimiento y el empleo.
"Ahora, también constituye un tema social: la entrada de Europa a la 'nueva economía' debe hacerse en condiciones de cohesión social, garantizándose el acceso democrático a las nuevas tecnologías y la apertura del progreso tecnológico para todos, no sólo para aquéllos familiarizados con los privilegios de la sociedad de la información".
Los investigadores franceses fueron de los más activos en el IVPrograma Marco. Los fondos recibidos en el ámbito europeo, sin embargo, no totalizan más que una parte del gasto total en investigación. Los datos disponibles para 1997 muestran que de un total de 73.500 millones de francos franceses invertidos por organizaciones públicas en investigación, tan sólo 1.500 millones de francos franceses se subvencionaron con cargo a las arcas comunitarias. En el mismo periodo, el gasto de las empresas privadas ascendió a 111.000 millones de francos franceses.
Al margen de la sociedad de la información, las áreas prioritarias de la investigación nacional francesa para el año que viene, tal y como las expuso el señor Schwartzenberg, son las ciencias de la vida y la investigación respetuosa con el medio ambiente.
Las ciencias de la vida salen primeras en el cuadro de prioridades de la política de investigación en Francia, por su impacto económico y su capacidad de satisfacción a los requisitos humanos fundamentales de salud y calidad de vida. Los estudios relacionados con el genoma y sus aplicaciones, las neurociencias, la biotecnología y la biología del desarrollo son áreas de particular peso.
Asimismo el desarrollo sostenible ocupa un lugar preferente, que el señor Schwartzenberg aspira a fomentar juntando los sectores de la ciencia y el medio ambiente. Entre los retos específicos por atender, ha destacado la protección de los recursos hídricos de la contaminación y el cambio medioambiental causado por el ser humano, y la utilización de satélites de observación de la Tierra para mejorar la predicción de los catástrofes nacionales.
Las humanidades y ciencias sociales son otras áreas de fuerte implicación de la investigación francesa, cuya importancia y pertinencia para las ciencias "duras" irá creciendo, según indica el señor Schwartzenberg, conforme la sociedad vaya planteándose las cuestiones éticas que rodean a determinados avances como la clonación y el mapa del genoma humano.
Por último, el señor Schwartzenberg aspira a promover la política espacial, campo de liderazgo francés en Europa, según dice. En el próximo año, Francia, junto con sus socios de la Agencia Espacial Europea, desarrollará la estrategia espacial europea, que se estrenará durante el mandato de la presidencia francesa. Francia, unitamen

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba