CORDIS
Resultados de investigaciones de la UE

CORDIS

Español ES

Noticias

Español ES

¿Podría el hidrógeno producir una tercera revolución industrial?

El hidrógeno se ha presentado frecuentemente como una solución realista a la difícil situación de la energía mundial, ofreciendo energía limpia e ilimitada a un tiempo en una época en la que el cambio climático y los recursos, cada vez más reducidos, están dando más prioridad ...

Políticas y directrices

El hidrógeno se ha presentado frecuentemente como una solución realista a la difícil situación de la energía mundial, ofreciendo energía limpia e ilimitada a un tiempo en una época en la que el cambio climático y los recursos, cada vez más reducidos, están dando más prioridad a la energía en la agenda de los consumidores, los líderes industriales y los políticos.

Tarde o temprano, deberán tomarse decisiones sobre qué forma o formas de energía alternativa deberían adoptarse. Muchos están empujando a los gobiernos a que apoyen el hidrógeno, incluido Jeremy Rifkin, fundador y presidente de la Fundación para el estudio de las Tendencias Económicas en Estados Unidos, y ex-asesor del antiguo Presidente de la Comisión Romano Prodi.

Según el señor Rifkin, el mundo está al borde de una revolución, gobernado por el desarrollo del hidrógeno y de formas de comunicación avanzadas. "Las grandes revoluciones de la historia se han producido debido a una convergencia de nuevos regímenes de energía y nuevos regímenes de comunicación", declaró el señor Rifkin, dirigiéndose a los periodistas en el Parlamento Europeo.

La primera revolución industrial fue impulsada por la nueva tecnología de la que formaban parte el carbón y el acero al mismo tiempo que surgió la prensa escrita, mientras que la segunda revolución industrial se produjo con el descubrimiento del petróleo y el teléfono, indicó el señor Rifkin, autor de 17 libros publicados sobre el impacto de los cambios científicos y tecnológicos.

El hidrógeno puede utilizarse en conjunción con otras formas de energía alternativas, y puede juntar y almacenar lo que procede de ellas. Las tecnologías de energía renovable pueden resultar por si solas poco fiables porque dependen de factores ambientales (sol, viento, olas).

"Europa es un enorme continente de energía renovable, pero ésta es desigual", declaró el señor Rifkin. "El hidrógeno puede almacenar todas estas formas diferentes de energía renovable". Actualmente se están probando en Silicon Valley (EEUU), redes energéticas inteligentes que podrían ser utilizadas para distribuir energía. Las redes pueden utilizarse como Internet, declaró el señor Rifkin. "Se ofrece pues en este campo una oportunidad para crear una tercera revolución industrial", declaró.

Estando en funcionamiento, un sistema de este tipo permitiría que cada localidad fuese autónoma y, por supuesto, permitiría reducir las emisiones. Todo lo que se necesita ahora es liderazgo. "Los próximos meses serán críticos por lo que respecta a si Europa llevará la delantera o no y creará una estrategia para salir del petróleo", declaró el señor Rifkin.

Sin duda alguna, Europa está planeando invertir más en investigación sobre hidrógeno. Ya en el VI Programa Marco (VIPM), la UE apoyó numerosos proyectos de investigación sobre aspectos relativos a la creación de una economía del hidrógeno, y se estableció una Plataforma de la Tecnología del Hidrógeno y las Pilas de Combustible.

El presupuesto destinado a la energía en el VII Programa Marco (VIIPM), que deberá ponerse en funcionamiento el 1 de enero de 2007, ha aumentado sustancialmente, y parece que uno de los beneficiarios de este aumento será la investigación sobre el hidrógeno.

Varios eurodiputados solicitaron el 4 de octubre que el hidrógeno fuera el principal destinatario de la financiación de la energía del VIIPM. El eurodiputado socialista belga y antiguo Comisario de Investigación de la UE, Philippe Busquin, recomendó lo siguiente: "Tenemos que decir que en el VIIPM queremos que la mayor parte del presupuesto de la energía sea destinado al hidrógeno. No deberíamos mostrarnos reticentes a ofrecer nuestro apoyo a este proyecto en el VIIPM".

El eurodiputado liberal italiano, Vittorio Prodi, aportó su apoyo declarando: "Estamos aquí para subrayar el apoyo del Parlamento a la Plataforma de la Tecnología del Hidrógeno y las Pilas de Combustible, y me gustaría confirmar el compromiso del Parlamento con una sociedad del hidrógeno. Estoy convencido de la necesidad de avanzar".

Los eurodiputados Jo Leinen y Umberto Guidoni, que representan a los Socialistas y a la Izquierda Unida respectivamente, también se pronunciaron a favor del hidrógeno. El señor Leinen destacó que la UE comenzó con la energía (carbono y acero) en 1956, y el señor Guidoni explicó que el hidrógeno le había ayudado a llegar al espacio en su antigua carrera como astronauta.

Cuando habló más tarde ese mismo día e inauguró la asamblea anual de la Plataforma de la Tecnología de las Pilas de Combustible, el Comisario de Ciencia e Investigación, Janez Potocnik, elogió la asociación publico-privada que respaldaba la Plataforma y se refirió al futuro de un modo optimista. "Podemos identificar y superar obstáculos a la aplicación de esta tecnología en todas sus múltiples aplicaciones. Podemos enfrentarnos a los cuellos de botella tecnológicos, aumentar la sensibilización y apreciación del público, tratar sobre temas de seguridad y desarrollar normas que puedan asegurar que la tecnología desarrollada en Europa se utiliza no solamente aquí sino en todo el mundo", declaró.