Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Tecnología para unir a la gente

Investigadores financiados con fondos comunitarios están desarrollando nuevas tecnologías que mejorarán la forma en que la gente desarrolla y cuida sus relaciones. El proyecto TA2 («Juntos en todas partes y a todas horas»), financiado con 12,8 millones de euros por el área tem...

Investigadores financiados con fondos comunitarios están desarrollando nuevas tecnologías que mejorarán la forma en que la gente desarrolla y cuida sus relaciones. El proyecto TA2 («Juntos en todas partes y a todas horas»), financiado con 12,8 millones de euros por el área temática «Tecnologías de la información y las comunicaciones» del Séptimo Programa Marco (7PM) de la UE, brindará a los europeos experiencias audiovisuales atractivas y agradables gracias a la mejora de las tecnologías y el apoyo a las mismas. Su finalización está programada para 2012. Aunque la tecnología ha permitido la realización de distintos tipos de tareas de forma sencilla y descansada, también se le acusa de ser la responsable de que la gente no pase más tiempo junta. Por ejemplo, en lugar de establecer un contacto «directo», muchos adolescentes prefieren quedarse en casa y jugar con videojuegos, mientras que la comunicación entre las personas tiene lugar mediante mensajes de texto enviados a través del teléfono móvil. Los responsables del proyecto TA2 están resueltos a acabar con esta tendencia e investiga de qué manera la tecnología podría fomentar la comunicación entre grupos de personas. El objetivo consiste en emplear esta tecnología para ayudar a la gente a que cuide y conserve las relaciones familiares. Con esta idea, el consorcio, compuesto por trece miembros, se centra en simplificar y mejorar la comunicación entre grupos a través de Internet. Por ejemplo, los participantes serán capaces de comunicarse con los demás en una sala virtual. El ritmo de vida actual impone a hombres y mujeres una movilidad continua. En cualquier momento pueden encontrarse, por ejemplo, viajando en tren para ir a clase o en un avión a más de 10.000 metros de altura. Investigadores del Instituto Fraunhofer de Circuitos Integrados (Fraunhofer ISS), miembro del equipo TA2, demostró la potencia y la flexibilidad de las nuevas tecnologías en la feria internacional de electrónica de consumo IFA celebrada en Berlín a principios de septiembre. En ella se organizaron sesiones en la que numerosos jugadores competían entre sí a través de Internet. Así pues, tener acceso por ejemplo a un juego da a las personas la posibilidad de «reunirse» con sus amigos y familia a pesar de la distancia que los pueda separar. Investigadores del Fraunhofer IIS también han desarrollado el «Motor de Comunicación Sonora» (Audio Communication Engine) para el TA2. Este motor está compuesto de componentes sintonizados entre sí que aumentan la calidad del sonido y la claridad de las comunicaciones de vídeo y teléfono. Según los investigadores, el códec de audio MPEG AAC-ELD mejora la calidad del sonido proporcionando calidad de alta fidelidad con tasa de bits y retardo bajos. Con esta tecnología innovadora los usuarios ya no tienen que llevar auriculares, por lo que pueden moverse libremente por la sala. Gracias también a un procesamiento de imágenes sofisticado, los usuarios sienten que están mucho más cerca de lo que realmente están. Los investigadores del Fraunhofer IIS también trabajan en el diseño de tecnologías que integren estas aplicaciones en los equipos de televisión y música. En resumen, TA2 creará sensores avanzados y equipos informáticos que fomentarán las actividades humanas pero sin vulnerar su derecho a la privacidad. Dirigido por el Instituto Europeo de Investigación y Estudios Estratégicos de Telecomunicaciones (Alemania), el consorcio TA2 está compuesto por seis agentes industriales y siete institutos universitarios y de investigación. Entre sus miembros están Alcatel-Lucent Bell NV (Bélgica), Philips (Países Bajos), el Instituto de Investigación IDIAP (Suiza) y la Universidad Goldsmiths de Londres (Reino Unido).