Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Resuelto un enigma del mimetismo

Un equipo de científicos ha descubierto por qué las mariposas pueden cambiar los patrones que decoran sus alas y que les permiten imitar a otras especies vecinas y protegerse de este modo del ataque de aves depredadoras. El artículo se ha publicado en Nature y en él se reúnen ...
Resuelto un enigma del mimetismo
Un equipo de científicos ha descubierto por qué las mariposas pueden cambiar los patrones que decoran sus alas y que les permiten imitar a otras especies vecinas y protegerse de este modo del ataque de aves depredadoras. El artículo se ha publicado en Nature y en él se reúnen las piezas de un rompecabezas que ha mantenido en vilo a la comunidad científica durante tantos años, Darwin incluido. Los descubrimientos logrados aclaran que las reorganizaciones genómicas, mediante la limitación de la recombinación y el flujo genético, podrían ser relevantes en la coexistencia de fenotipos adaptativos en los que participan en colaboración varios genes.

Algunos de los más destacados evolutistas en el mundo han propuesto que las mariposas con un sabor desagradable para las aves han evolucionado para mostrar la misma coloración de advertencia. Investigadores del Museo Nacional de Historia Natural de Francia, perteneciente al Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS), y de la Universidad de Exeter (Reino Unido) han arrojado luz sobre el ardid utilizado por las mariposas para engañar a los pájaros. Este fenómeno natural, denominado mimetismo mülleriano, sucede cuando dos o más especies que comparten depredadores imitan las señales de aviso de la otra.

La investigación de la especie amazónica Heliconius numata, que imita a otras especies de mariposa en una zona concreta de la selva, permitió averiguar que una población presenta un patrón característico de colores en las alas similar al de otras mariposas desagradables para los pájaros como las del género Melinaea. Esta estratagema pone a salvo a las primeras de sus depredadores.

El equipo identificó y secuenció la región cromosómica responsable de los patrones de las alas de H. numata. El diseño de las alas de la mariposa depende de una única región de un cromosoma, el cual contiene genes que controlan los distintos elementos de las alas.

Esta agrupación, denominada por los expertos «supergén», permite el mantenimiento de combinaciones de genes preferidas por su semejanza mimética. También garantiza que no afloren combinaciones que generen patrones no miméticos. Los supergenes son básicos para el desarrollo y el mantenimiento de distintas características de la naturaleza, como los colores y los patrones de los organismos marinos o la forma de las flores.

En su estudio, los investigadores descubrieron que tres versiones del mismo cromosoma coexisten en esta especie y que cada versión controla distintos patrones de ala. Así, las mariposas pueden tener un aspecto muy distinto pero compartir el mismo ácido desoxirribonucleico (ADN).

«Nos quedamos anonadados con los resultados», reconoció el Dr. Mathieu Joron del Museo Nacional de Historia Natural de Francia y autor principal del estudio. «Estas mariposas son los "Transformers" de la entomología, pero en lugar de transformarse de coche a robot, es un único interruptor genético el que permite que estos insectos adopten distintas formas miméticas. Es impresionante y casi parece ciencia-ficción. Ahora empezamos a comprender cómo un interruptor de este tipo puede tener un efecto tan generalizado.»

En relación a los descubrimientos de la investigación, el profesor Richard ffrench-Constant, de la Universidad de Exeter, afirmó que: «Este fenómeno ha maravillado a la comunidad científica desde hace siglos, incluso al propio Darwin. De hecho fueron las observaciones originales sobre el mimetismo las que contribuyeron a definir el concepto de selección natural. Ahora que poseemos las herramientas adecuadas estamos en posición de comprender las razones que subyacen a esta transformación tan fantástica. Cambiando un único gen la mariposa es capaz de engañar a sus depredadores mediante la imitación de otras mariposas de sabor desagradable.»

En relación a la región del supergén, el profesor ffrench-Constant indicó que es «un gen con una fuerza evolutiva realmente potente».

Fuente: Museo Nacional de Historia Natural de Francia

Información relacionada

Países

  • Francia
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba