Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

El descubrimiento de cómo funciona el paracetamol podría encerrar la clave para aliviar el dolor de manera más inocua

Un equipo de investigadores ha descubierto cómo funciona uno de los analgésicos más comunes en los hogares, gracias a lo cual pronto podría disponerse de analgésicos con menos efectos secundarios perjudiciales.

En un artículo publicado en la revista Nature Communications, el...
El descubrimiento de cómo funciona el paracetamol podría encerrar la clave para aliviar el dolor de manera más inocua
Un equipo de investigadores ha descubierto cómo funciona uno de los analgésicos más comunes en los hogares, gracias a lo cual pronto podría disponerse de analgésicos con menos efectos secundarios perjudiciales.

En un artículo publicado en la revista Nature Communications, el equipo de científicos de Francia, Reino Unido y Suecia explicó cómo funciona realmente el paracetamol, uno de los fármacos más utilizados en el mundo.

Aunque fue descubierto en la última década del siglo XIX y se lleva comercializando como analgésico de venta sin receta desde mediados del siglo XX, hasta ahora se desconocía el mecanismo por el que el paracetamol alivia el dolor.

En un descubrimiento revolucionario, el equipo de científicos determinó que la TRPA1, una proteína que se encuentra en la superficie de las células nerviosas, es la molécula clave necesaria para que el paracetamol sea un analgésico efectivo.

Uno de los autores del estudio, el Dr. David Anderson del King's College de Londres (Reino Unido), explicó : «Se trata de un descubrimiento fascinante que desvela los secretos de uno de los medicamentos más utilizados, y que además podría tener una gran repercusión en el desarrollo de nuevos fármacos para aliviar el dolor. El paracetamol es el medicamento de rigor para el tratamiento de malestares y dolores comunes, pero en dosis demasiado elevadas puede llevar a complicaciones mortales. Así que ahora que entendemos el principal mecanismo subyacente al funcionamiento de este medicamento, podemos empezar a buscar moléculas que funcionen de la misma manera, aliviando el dolor de forma eficaz, pero que sean menos tóxicas y no den lugar a complicaciones graves en caso de sobredosis».

Estudios recientes han demostrado que la ingesta regular de dosis excesivas de paracetamol expone a los pacientes a un alto riesgo de sobredosis accidental que puede tener consecuencias funestas. Además de ser un analgésico ampliamente utilizado en su forma pura, el paracetamol es también el principal ingrediente de medicamentos cotidianos como remedios para el resfriado y la gripe.

Los investigadores observaron los efectos del paracetamol en ratones sometiendo a estos a pruebas de placa caliente («hot plate tests») . Este tipo de pruebas miden el número de segundos que tarda un ratón en retirar la pata de una superficie ligeramente caliente. Los investigadores descubrieron que el paracetamol aumentaba el tiempo que tardaban los ratones en retirar la pata, lo que indica que el fármaco había reducido el dolor inducido por el calor.

A continuación, realizaron experimentos para observar lo que sucedía en ratones cuyo gen para la proteína TRPA1 estaba totalmente inactivado. Los científicos se encontraron con que, al repetir la prueba de la placa caliente en estos ratones que no sintetizaban la proteína TRPA1, el paracetamol no tenía ningún efecto reductor del dolor. Esto les demostró que la proteína es una molécula imprescindible para que el paracetamol sea un analgésico efectivo.

El profesor Bevan, otro de los autores del estudio, también de King 's College de Londres, comentó: «Estos resultados son sorprendentes porque estudios previos habían demostrado que el TRPA1 puede en realidad producir dolor, tos e hipersensibilidad, ya que es el receptor de muchas sustancias irritantes comunes como la cebolla, la mostaza o los gases lacrimógenos. Así que nuestro descubrimiento demuestra por primera vez que, en realidad, se trata de lo contrario, y esta proteína es un novedoso mecanismo de acción para un analgésico».

El equipo del estudio también descubrió que tras la ingesta de paracetamol, cuando éste es metabolizado por las células, produce NAPQI, un producto de su catabolismo de efectos nocivos, responsable de los efectos secundarios tóxicos por sobredosis detectados en la médula espinal y el hígado. Afortunadamente, los resultados demostraron igualmente que también otros compuestos pueden aliviar el dolor en la columna, lo que significa que en el futuro se podrán desarrollar fármacos más seguros que funcionen de esta misma manera.

Si el equipo del estudio pudiera ahora identificar otros compuestos analgésicos similares al paracetamol que utilicen la misma vía del TRPA1 para evitar que las señales de dolor enviadas por las células nerviosas lleguen al cerebro, es posible que puedan encontrar un compuesto que no tenga efectos tóxicos y pueda reducir el riesgo de sobredosis.

La publicación de este estudio, por lo tanto, anima a utilizar el TRPA1 como una nueva diana para los fármacos analgésicos. En palabras del Dr. David Anderson : «Ya se identificaron muchas dianas en el pasado, pero como sabemos que el paracetamol es un medicamento que funciona bien en los seres humanos, esto nos da una ventaja inicial de cara a buscar moléculas eficaces que utilicen las mismas rutas [metabólicas] pero sean menos dañinas».

Fuente: King's College de Londres

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba