CORDIS
Resultados de investigaciones de la UE

CORDIS

Español ES

Noticias

Español ES

La medicina complementaria cobra popularidad en toda Europa

Distintas encuestas realizadas en varios países europeos apuntan a una demanda elevada de medicina complementaria y alternativa (MCA). Esta popularidad se debe a que sus usuarios buscan alivio a afecciones que consideran que no se pueden tratar mediante terapias convencionales...

Políticas y directrices

Distintas encuestas realizadas en varios países europeos apuntan a una demanda elevada de medicina complementaria y alternativa (MCA). Esta popularidad se debe a que sus usuarios buscan alivio a afecciones que consideran que no se pueden tratar mediante terapias convencionales. La mitad de los encuestados admitieron haber recibido asistencia mediante medios alternativos. La Comisión Europea calcula que el gasto privado en MCA alcanza los 100 millones de euros. En la actualidad existen más de 150 000 médicos con algún tipo de certificación adicional en MCA. En cambio, los residentes en países como Irlanda, Israel, Noruega, Turquía y Reino Unido recurren a sus círculos de amistades o familiares y no a un profesional a la hora de pedir consejo sobre MCA.

La difusión de información a través de las redes sociales se considera un elemento importante del uso de la MCA, sobre todo debido a las experiencias personales de sus usuarios, que influyen en la adopción y el mantenimiento de este tipo de práctica. Éste fue uno de los resultados de los estudios realizados en varios países europeos. La influencia de la experiencia personal en la conformación de actitudes hacia la MCA también se observó en el ámbito biomédico profesional y entre estudiantes de esta rama.

En Europa existen más de 180 000 profesionales de la MCA no médicos registrados y certificados, una cifra que supone 65 proveedores de MCA por cada 100 000 habitantes, mientras que en la Unión Europea existen 95 médicos de cabecera por la misma cantidad de habitantes. No obstante, la regulación de la MCA y la formación al respecto son distintas en cada uno de los treinta y nueve países de Europa estudiados.

El profesor Vinjar Fonnebo, director del Instituto Noruego de Investigación de las MCA de la Universidad de Tromso, se dirigió a los asistentes al Congreso de Clausura de la Red Europea de Investigación en Medicina Complementaria y Alternativa (CAMbrella) en los siguientes términos: «El caos normativo y formativo que impera en Europa en cuanto a la prestación de MCA imposibilita que los profesionales sanitarios proporcionen seguridad y protección a sus pacientes y clientes».

Sus observaciones son producto de un estudio de tres años de duración en el que se muestra que la MCA es un ámbito de la investigación y el conocimiento que se ha pasado por alto y que su situación difiere entre países. En concreto se desveló que Europa va a la zaga de Norteamérica, Asia y Australia con respecto a la MCA, lo que pone de manifiesto la necesidad de realizar un esfuerzo coordinado y centralizado que amplíe los conocimientos en este campo. Además, distintos investigadores asistentes al congreso hicieron hincapié en la necesidad de contar con un método coordinado mediante la redacción de un plan de acción para la investigación europea sobre MCA.

El profesor Jarle Aarbakke, rector de la Universidad de Tromso, considera fundamental la investigación: «La MCA no forma parte de la medicina que se enseña y se aprende en las universidades europeas y sin embargo muchos pacientes y proveedores la utilizan en toda Europa, por tanto [sería más adecuado] conocerla en mayor grado».

El profesor Benno Brinkhaus, coordinador del evento, concluyó: «Resulta básico obtener información fiable sobre el coste, la seguridad y la efectividad en la práctica real de la MCA si se quiere que forme parte de la solución a los retos sanitarios que nos encontraremos en 2020. La meta de CAMbrella consiste en contar con una base empírica que permita a los ciudadanos y políticos europeos tomar decisiones fundamentadas acerca de la MCA.»