CORDIS
Resultados de investigaciones de la UE

CORDIS

Español ES

Noticias

Español ES

Tecnologías de fibra avanzadas y pioneras para la nueva generación de Internet

Los investigadores del proyecto financiado con fondos europeos MODE-GAP («Multi-mode capacity enhancement with PBG fibre») trabajan para ampliar la capacidad de Internet a través del desarrollo y el ensayo de tecnologías de fibra avanzadas.

Su trabajo podría proporcionar un ...

Otros

Los investigadores del proyecto financiado con fondos europeos MODE-GAP («Multi-mode capacity enhancement with PBG fibre») trabajan para ampliar la capacidad de Internet a través del desarrollo y el ensayo de tecnologías de fibra avanzadas.

Su trabajo podría proporcionar un método conducente a lograr redes de acceso por fibra óptica de alta capacidad necesarias para aplicaciones como la televisión de alta definición, los juegos interactivos y el vídeo a la carta a través de fibra.

Las redes de telecomunicaciones modernas se basan en fibra óptica monomodo (SMF) para la transmisión de señales. Estas fibras permiten lograr anchos de banda de gran capacidad como los disponibles hoy en día y que han provocado una popularización explosiva de las comunicaciones modernas.

Sin embargo, la SMF posee un límite físico que restringe la cantidad de información que puede transmitirse con un único haz de luz.

La demanda de un ancho de banda cada vez mayor, una tendencia sin visos aparentes de remitir, deja claro que llegará un momento en el que las SMF no darán abasto, y entonces será cada vez más complicado acceder a los servicios de Internet a la velocidad necesaria.

El coordinador de MODE-GAP, Ian Giles de la Universidad de Southampton, afirmó que el equipo del proyecto acometió el problema mediante una investigación sobre el empleo de fibra óptica multimodo (FMF) capaz de canalizar varias rutas de luz adicionales en una misma fibra.

«Un primer vistazo al problema de los límites a la capacidad de las SMF podría invitar a aumentar la cantidad de fibras de la red, pero esta estrategia lleva aparejada un mayor gasto de recursos y energía», explicó.

«Estas rutas o "modos" son prácticamente independientes, por lo que es posible transmitir información distinta a través de cada uno. Las fibras aprovechan un tipo de multiplexación por división del espacio en el que se aprovecha la dimensión espacial para aumentar la capacidad de transmisión».

Además de investigar fibras de FMF de núcleo sólido, el equipo de MODE-GAP estudia las «fibras de banda prohibida fotónica con núcleo hueco» (HC-PBGF), las cuales podrían aumentar aún más la capacidad esperada. El equipo se plantea utilizar también un nuevo rango de longitud de onda como método adicional para incrementar incluso más dicha capacidad.

Los trabajos científicos aún están en marcha, pero Giles afirmó que el equipo al cargo ya ha obtenido resultados significativos: «La capacidad de transmisión que hemos logrado con ambos tipos de fibra sextuplica la posible hoy en día con las SMF. Este espectacular resultado se apoya en el desarrollo de los componentes y subsistemas necesarios para tender una red. El proyecto también alcanzó resultados de primera clase mundial en muchos de los ámbitos tecnológicos relacionados».

Giles añadió que, en su opinión, los resultados son más que la suma del trabajo individual de cada uno de sus investigadores.

«En proyectos de este tipo, y en el caso de MODE-GAP en concreto, sería complicado que un único estado aglutinase la amplia gama de conocimientos e inversión necesarios para lograr resultados tan positivos en un periodo de tiempo tan limitado», explicó. «La financiación europea destinada a investigaciones colaborativas como esta permite que un grupo de expertos europeos colabore para buscar soluciones a problemas muy específicos».

Por otro lado, añadió, el aprovechamiento del trabajo realizado en MODE-GAP tiene suma importancia: «En relación a los componentes, ya han surgido varios productos comerciales. Los objetivos del proyecto se alcanzarán y, desde una perspectiva de sistemas, sus resultados proporcionarán una plataforma en extremo estable en la que desarrollar nuevos productos».

Para Giles y otros investigadores de MODE-GAP, la «crisis de capacidad» de banda ancha prevista que tratan de solucionar es un problema a escala planetaria que podría acabar afectando a todos los usuarios de Internet.

«Una solución al problema beneficiará a todas las partes», sostuvo.

Jim Somers, director ejecutivo de la PYME irlandesa asociada al proyecto Eblana Photonics Ltd., explicó que el equipo del proyecto aspira a multiplicar por cien la cantidad de datos y voz que pueden transmitirse por las redes de comunicación.

Añadió que, gracias al proyecto, Eblana Photonics ha desarrollado la nueva generación de componentes láser que se utilizarán en este tipo de sistemas.

En palabras de Somers: «Eblana es una de las pocas empresas en el mundo capaces de diseñar y producir este tipo de láseres. Este proyecto también ha dado lugar a varios productos nuevos en nuestro catálogo que han contribuido a labrar un hueco a la empresa en el mercado industrial y a aumentar considerablemente nuestras ventas y plantilla de tres años a esta parte».

MODE-GAP recibió 8,3 millones de euros de financiación y finalizará en septiembre de 2014.