Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Segundo generador por olas Osprey

El programa específico de IDT de la Comunidad Europea en el campo de la energía no nuclear (JOULE/THERMIE) está respaldando el diseño del segundo generador por olas Osprey.

El primer generador Osprey, emplazado en las aguas de la costa norte de Escocia, fue destruido por una ...
El programa específico de IDT de la Comunidad Europea en el campo de la energía no nuclear (JOULE/THERMIE) está respaldando el diseño del segundo generador por olas Osprey.

El primer generador Osprey, emplazado en las aguas de la costa norte de Escocia, fue destruido por una marejada de grandes proporciones en el verano de 1995. Osprey fue diseñado para generar 2MW de energía. Su coste ascendió a cinco millones de ecus, con un período de construcción de cinco años. El equipo de investigación consiguió salvar el generador y las turbinas y ha incorporado las enseñanzas obtenidas de esta experiencia al diseño del segundo generador Osprey.

El equipo ha completado el diseño del nuevo generador (en sólo 18 meses) colaborando con un consorcio europeo respaldado por el componente JOULE del programa. Se prevé que el nuevo generador esté finalizado y listo para su funcionamiento a principios de 1998. Los investigadores han realizado numerosos experimentos con modelos en un tanque de simulación de condiciones marinas y han mejorado el sistema de lastre a fin de que el generador disponga de una mayor estabilidad.

También han instalado un generador eólico encima del Osprey II, incrementando así su producción de energía en un 25%. Esta mejora supondrá que el coste de la energía producida por Osprey puede verse reducido a un nivel comparable al coste de combustibles fósiles. Uno de los objetivos principales de la investigación JOULE en materia de energía procedente de olas es la obtención de energía rentable. Osprey II representa un paso significativo hacia esta meta. Además, un estudio sobre las repercusiones de la ubicación del generador en el océano ha demostrado que podría resultar beneficioso para el entorno marino al actuar como arrecife y atraer organismos y peces.

Fuente: Servicio de prensa científica VIPS

Información relacionada

Programas

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba